Tras la polémica, Zbar pidió disculpas y se aleja de la AMIA

4 de febrero, 2019

Tras la polémica, Zbar pidió disculpas y se aleja de la AMIA

 

El presidente de la AMIA, Agustín Zbar, pidió disculpas por haber pedido a través de una carta a la DAIA que deje de impulsar la causa contra Cristina Kirchner por la firma del Memorándum de Entendimiento con la República Islámica de Irán y se tomará licencia en su cargo por tiempo indefinido. Así lo consignó en una carta pública que dirigió a sus pares de la comisión directiva de la mutual judía y a “la sociedad en su conjunto”.

 

“Quiero expresar mis disculpas sinceras, y sin ningún atenuante, por los hechos y las expresiones equívocas de la última semana”, escribió Zbar en la carta que se conoció ayer a través de un comunicado de prensa de la AMIA. En el texto, consideró que fue erróneo solicitar a la DAIA que deje de impulsar la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman contra Cristina por la firma del acuerdo con Irán.

 

Zbar dejó en claro que se aleja con licencia de la AMIA de forma indeclinable. “Asumo absolutamente la responsabilidad del error cometido, pido nuevamente disculpas e informo que, al mismo tiempo, he solicitado de manera indeclinable una licencia por tiempo indefinido en mi rol como presidente de la AMIA, para que mis compañeros de comisión directiva puedan continuar trabajando con total libertad y no entorpecer el accionar cotidiano de la institución”, señaló. Según pudo saber El Economista, hoy por la mañana se comunicará quién quedará al frente de la mutual judía. Ayer, la comisión directiva se mantuvo reunida.

 

El titular de la AMIA, que se encuentra en Israel, lamentó que el pedido que la entidad hizo llegar a la DAIA haya causado “dolor, enojo y divisiones”. Lo expresó así, en la carta que difundió con su firma ayer: “Entendí, erróneamente, que era mejor para preservar a la comunidad de una contienda política de orden nacional que esa causa en etapa de juicio oral prosiguiera sin la participación de la comunidad como querellante. Por eso, impulsamos ese pedido a la DAIA. Muy lejos de mis intenciones estuvo lavar la responsabilidad de los asesinos y todos sus cómplices. Solo perseguía enfatizar que en el futuro fuera el propio Estado quien persiga las condenas. Lamento inmensamente que este pedido haya traído más dolor, enojo y divisiones”.

 

En una carta difundida el jueves, la AMIA pidió a la DAIA “desistir de impulsar la causa judicial contra Cristina Fernández de Kirchner por el memorándum de entendimiento con Irán”, porque “es perjudicial para la comunidad en general y afecta en particular a la AMIA en su gestión específica”. Y, además, se desligó de la postura de la entidad conducida por Jorge Knoblovits a favor de realizar un juicio en ausencia contra los iraníes sospechados por el atentado de 1994 contra la mutual judía.

“Entendí, erróneamente, que era mejor para preservar a la comunidad de una contienda política”

 

Críticas al por mayor

 

Las reacciones contra la postura de la AMIA no se hicieron esperar y fueron múltiples desde el jueves y hasta que se conoció la carta de alejamiento de Zbar. Knoblovits rechazó de plano el pedido de la AMIA y mostró su enojo. En declaraciones a El Economista, dijo que la postura de la mutual, “institucionalmente, es una opinión más” y lamentó que “el error del presidente de la AMIA es hacerlo público”, y también reafirmó que van “a seguir adelante con las causas judiciales”.

 

El repudio al pedido de la AMIA a la DAIA y las críticas a Zbar se multiplicaron desde el jueves. Además del rechazo de Knoblovits, un grupo de personalidades de la comunidad judía se opuso a la misiva de la mutual en una solicitada hecha pública el sábado. “La solicitud de la AMIA a la DAIA para que desista de su acción contra la expresidenta Cristina Kirchner por la firma del memorándum de entendimiento con Irán constituye una decisión sorpresiva, carente de sentido y que agravia moralmente tanto a la comunidad judía como a la sociedad argentina en su conjunto”, escribió un grupo integrado, entre otros, por figuras públicas como Marcos Aguinis, Federico Andahazi, Alejandro Borensztein, Graciela Fernández Meijide, Fanny Mandelbaum y Norma Morandini, y por familiares de víctimas del atentado contra la AMIA, como Luis Czyzewski.

 

En la solicitada, se preguntaron: “¿Cómo es posible que la entidad contra la cual se perpetró el brutal atentado sea la que fogonee su ‘no investigación’ y que bregue por su impunidad?” Otras firmas destacadas de ese reclamo contra Zbar fueron las de Santiago Kovadloff, Adrián Suar, Alejandro Fargosi, Alfredo y Diego Leuco, entre otros.

 

También hicieron público su rechazo al pedido a la DAIA el Movimiento Masortí, la Fundación Judaica y la Comunidad Educativa Weitzman.

 

Dejá un comentario