Pausa en EE.UU. permitirá que Sandleris acelere

1 de febrero, 2019

BCRA inflación emisión cero

 

El Economista dialogó con varios expertos del mercado para conocer su opinión sobre la decisión de la Fed y el impacto sobre Argentina.

 

“La decisión de la Fed da un impulso adicional al fuerte rally que veníamos viendo en 2019 en los mercados emergentes en general y en Argentina en particular. Con el flujo global de las primeras semanas de enero se había logrado un primer gran hito del actual programa monetario: que el tipo de cambio perfore el piso de la banda y que el BCRA pueda comprar dólares”, Adrián Rozanski desde 1816. “La novedad de esta semana es que, en parte gracias a Powell, no solo el BCRA pudo seguir comprando dólares, sino que simultáneamente empezó a descender muy fuerte la tasa de las Leliq. Podría decirse que la postergación de la baja de tasas en Estados Unidos permite adelantar la baja de tasas en Argentina, sin afectar la estabilidad cambiaria”, cierra Rozanski.

 

Desde Research del Grupo SBS, Adrián Yarde Buller dijo: “La Fed sorprendió al mercado con un giro muy dovish en el que básicamente condicionó cualquier suba de tasas futura a lo que digan los datos económicos y mostró enorme flexibilidad para poner fin a su ciclo de alzas de tasas, priorizando el crecimiento frente a una inflación que luce bajo control. Esto es lo mejor que podía pasarle a economías emergentes con elevadas necesidades de financiamiento como Argentina, ya que no sólo implica tasas de interés más bajas y mayor liquidez global sino que además debiera llevar a menores niveles de volatilidad y un dólar más débil”. Aunque Argentina todavía tiene que dar señales de estabilidad macroeconómica y continuidad de políticas para recuperar el acceso al mercado, agregó Yarde Buller, “al menos un entorno global más favorable para los países de alto riesgo hará que el camino que queda para recorrer sea un poco menos demandante”.

 

Desde Max Valores, Ezequiel Zambaglione reflexionó: “La noticia de la Fed es muy buena no solo por no haber subido la tasa, algo que se esperaba, sino porque dijeron que, en los niveles actuales, está cerca del nivel neutral y que no generaría presiones inflacionarias. Vuelve el modo ‘risk-on’ que abrirá una ventana de flujos positiva para los emergentes y Argentina”. En línea con sus colegas, agregó: “Es probable que los flujos y una caída en la prima de riesgo argentina permita que siga bajando la tasa y que el BCRA pueda seguir acumulando reservas, lo que le da más grados de libertad a la política monetaria”.