La recuperación será muy lenta, dice Kiguel

27 de febrero, 2019

La recuperación será muy lenta, dice Kiguel

 

Imagino que ya lo debe saber, sentir y percibir: la recuperación de la economía será lenta. Nadie dice lo contrario (es decir, que será rápida) y algunos, incluso, creen que no veremos una recuperación en el corto plazo. Veremos. Pero una cosa es cierta: si hay recuperación, será lenta y, sobre todo, para los sectores no vinculados a las actividades primarias, es decir, los grandes centros urbanos. Así lo aseguró Miguel Kiguel en su tradicional informe semanal.

 

El motivo es que Argentina sufrió un sudden stop, algo así como un infarto financiero, “un elemento central que no estuvo presente en las últimas recesiones”. “La corrección del déficit fiscal y externo hoy se da justamente en el medio de la recesión”, dice Kiguel y eso contrasta con las recesiones anteriores (2008/09, 2014 y 2016), cuando “la actividad económica logró recuperarse y volver a crecer mientras aumentaban el déficit fiscal y externo”. Hoy, en el lenguaje oficial, “no hay atajos”. Por elección y/o imposición desde Washington.

 

“La corrección fiscal implica menos gasto público y mayor presión tributaria sobre el sector privado. En las salidas de las recesiones anteriores había margen para aumentar el déficit fiscal, y sobre todo aumentaba el gasto público”, dice Kiguel y ratifica: “Hoy no hay espacio para eso”. El nuevo driver de la economía deberían ser las exportaciones, pero no son un resorte y “tardan tiempo en crecer, en parte, porque la oferta exportable es muy diferente a la oferta que abastece al consumo privado”.

 

Asimismo, la política monetaria es mucho más dura que en las últimas recesiones. “Si bien hasta ahora ha sido muy exitosa en estabilizar el tipo de cambio, la experiencia internacional muestra que las estabilizaciones basadas en anclas monetarias son claramente recesivas a corto plazo”, dice Kiguel.

 

Por último, la inflación está tomando más tiempo en bajar que en las correcciones cambiarias anteriores “y eso dificulta aún más la recuperación del consumo privado”.