La Pampa es más K que M

19 de febrero, 2019

La Pampa es más K que M

Por Norberto G. Asquini

 

Los resultados de las primeras elecciones del calendario electoral 2019, las internas en La Pampa, tuvieron una lectura nacional, más allá de sus particularidades locales. Quedó algo manifiesto: la provincia es más K que M. La boleta “pura” identificada con la ex presidenta ganó la interna del PJ para intendente de la capital, Santa Rosa. La lista “pura” que llevaba al postulante del presidente Mauricio Macri, el exsecretario de Deportes, Carlos Mac Allister, perdió sin atenuantes en la interna a gobernador con el precandidato de la UCR, el diputado nacional Daniel Kroneberger.

 

La interna fue el domingo 17 de febrero, pleno verano. La participación en una elección no obligatoria para las y los votantes, fue muy reducida. Sobre todo en Cambiemos: votaron más en las internas locales del PJ que en la provincial de la marca macrista.

 

El resultado tuvo una clara lectura nacional: ganó el voto anti-Macri. No ganó la UCR, que necesitaba un triunfo aunque fuera mínimo, no solamente para sostenerse en La Pampa sino para mostrar los dientes a nivel nacional, sino que perdió el Presidente. La crisis económica mató las expectativas de los votantes y eso se derramó en La Pampa. Y hasta empujó el voto kirchnerista.

 

Kroneberger se apoyó en el poder territorial de la UCR, cuyos afiliados tampoco fueron en masa a votar, pero le permitió sacar ventaja. Mac Allister no pudo movilizar a un electorado independiente que le dio la espalda. Fue 65,6% a 34,4%. Ya se observaba en los días previos a la elección el enojo con el candidato del Presidente.

 

El PJ ya tiene candidato a gobernador con Sergio Ziliotto, el respaldo de la figura de Carlos Verna que se no fue a la reelección por una enfermedad y una lista de unidad entre todos los sectores internos más partidos de izquierda minoritarios. Pero tuvo internas en once localidades. La más importante se desarrolló en la capital provincial, ciudad que el peronismo busca recuperar ya que está en manos de Cambiemos: el PJ presentó seis candidatos, una muestra de la fragmentación que vive desde hace más de una década. Las dos principales listas fueron las de Jorge Lezcano, apoyado por la estructura tradicional, y Luciano Di Nápoli, de La Cámpora, respaldado por Cristina Fernández. La renovación, un votante K que encontramos en la capital provincial y sobre todo el sufragio anti-Macri le dio los votos para convertirse en la sorpresa dominguera. Di Nápoli obtuvo el 38,3% frente al 37,4% de Lezcano. Una diferencia de 194 votos. Una ventana para CFK, aunque acotada, pero ventana al fin.

 

La Pampa inició el año electoral en el país dando cuenta de lo que marcan las encuestas y adelantando lo que puede ocurrir en otras provincias. Un Cambiemos desgastado y en retroceso, CFK tomando fuerza ante la caída de Macri y los peronismos oficialistas que parece repetirán sin problemas sus gobiernos. Algo impensado hace dos años cuando la ola amarilla alarmó a todos ellos. Todo cambia, hasta para Cambiemos.