Grave: la industria cayó 5% en 2018, el doble que la economía

6 de febrero, 2019

industria medida producción

 

Ayer fue un día dual. Los mercados volvieron a vivir una fiesta mientras que los datos “reales” fueron todos malos. Muy malos, de hecho. El más preocupante, sin dudas, fue el desplome de la producción industrial de 5% en todo 2018 (el doble que la economía en su conjunto), que incluyó una retracción de 14,7% en diciembre.

 

En el último mes de 2018, y con respecto a diciembre de 2017, la división alimentos y bebidas registró una disminución de 2,8%; productos de tabaco, una caída de 11,4%; productos textiles se desplomó 36,3%; prendas de vestir, cuero y calzado tuvo una disminución de 10,8%; madera, papel, edición e impresión cayó 13,8%; refinación del petróleo, coque y combustible nuclear tuvo una caída de 7,5%; sustancias y productos químicos, una retracción de 11,1%; productos de caucho y plástico, una disminución de 17,5%; productos minerales no metálicos, 15,5%; industrias metálicas básicas, 21,3%; productos de metal mostró una disminución de 14,1%; maquinaria y equipo, una caída de 29,4%; vehículos automotores, carrocerías, remolques y autopartes, una disminución de 25,1% y, por último, la división muebles y colchones acusó una caída de 31,1%.

 

Grave: la industria cayó 5% en 2018, el doble que la economía
La medición desestacionalizada arrojó una caída del 1,7% respecto a octubre.

 

Hacia adelante, la situación dista de ser halagüeña y los empresarios no creen que “lo peor ya pasó”. En rigor, 55,7% cree que la demanda interna disminuirá aún más y 36,1% estima que “no variará”.

 

Los expertos

 

Los datos de actividad de diciembre confirman que el freno en la actividad se profundizó en el último trimestre de 2018, dijeron desde ACM. “Preocupa que muchos subrubros son intensivos en mano de obra y podría (llevar a) deteriorar indicadores sociales, empleo e ingresos”, agregaron.

 

“El 2018 cierra de una forma muy distinta a la que supo comenzar. En el primer cuatrimestre la industria crecía en promedio a tasas superiores al 3% mientras que después de abril, corrida cambiaria e increíble deterioro de las expectativas futuras mediante, el signo de crecimiento se revirtió para empezar a evidenciar valores que se fueron profundizando con el correr de los meses.

 

En prospectiva, la caída continuará con sectores particularmente afectados como la metalmecánica, automotriz, textil y sectores conexos”, agregaron. En cambio, en Ecolatina dijeron: “En lo que respecta a la actividad fabril, las perspectivas no son muy alentadoras, ya que estimamos que el salario real no crecerá hasta la mitad del año y que la política de tasas reales positivas se mantendrá durante este año. Por lo tanto, continuarán activos dos de los factores que suscitaron la aceleración de la caída. El único driver que podría impulsar al sector es la mejora cambiaria (las industrias con mayor potencial exportador y de sustitución de importaciones crecerán este año) pero luce insuficiente”.