La Cancillería se ilusiona con “cerrar el círculo” en Europa

13 de febrero, 2019

Reyser Mercosur cancillería UE

 

Si el principal objetivo global de Mauricio Macri es lograr un acuerdo de librecomercio con la Unión Europea (UE), las negociaciones en curso con la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA), que comenzaron ayer en Buenos Aires, son un preludio interesante para acercar posiciones con el Viejo Continente. “El acuerdo con EFTA es parte del plan de modernización del Mercosur para transformarlo en una plataforma orientada a la inserción inteligente de sus miembros en la economía global”, dijo Reyser ayer.

 

Asimismo, destacó que “la negociación con EFTA reviste importancia no sólo desde el punto de vista económico y comercial sino que, además, tiene una relevancia estratégica”. A su vez, agregó: “El acuerdo se complementará con el futuro acuerdo Mercosur-UE, cubriendo mercados de esa región que no forman parte de ese bloque regional y cerrando el círculo de Europa”.

 

En concreto, la VII Ronda de Negociaciones para un acuerdo comercial entre el Mercosur y el EFTA se desarrolla desde ayer y sigue hasta el viernes en la sede de la Cancillería en Buenos Aires.

 

La delegación del bloque Sudamericano está encabezada por el Subsecretario de Mercosur y Negociaciones Económicas Internacionales de Argentina, Victorio Carpintieri, mientras que la delegación de EFTA es presidida por Jan Farberg, Director General del Ministerio de Comercio, Industria y Pesca de Noruega.

 

En Cancillería informaron que “se continuará trabajando en función de los compromisos alcanzados en las reuniones anteriores, en vistas a realizar avances en el intercambio de ofertas de acceso a bienes, servicios, inversiones y compras gubernamentales”. Si bien reconocen que el “gancho final” no es inminente, las negociaciones están avanzando muy bien.

 

EFTA es una asociación de libre comercio conformada por Suiza, Noruega, Islandia y Liechenstein, países con economías abiertas y desarrolladas que tienen PIB per cápita muy elevados, dando cuenta del alto poder adquisitivo de su población. A nivel mundial, EFTA ocupa el noveno lugar en comercio de bienes y el quinto en comercio de servicios, y posee 29 acuerdos de libre comercio cubriendo 40 países, además de los miembros de la UE.