Justicia: un paro por 48 horas suma tensión

5 de febrero, 2019

Justicia: un paro por 48 horas suma tensión

 

Mientras la polémica en el ambiente judicial con el Gobierno a partir de las críticas presidenciales a una jueza que liberó a un motochorro extranjero todavía no se extinguió, se aproximan días de más tensión con los tribunales como centro. La Unión de Empleados Judiciales de la Nación (UEJN) realizará un paro por 48 horas el jueves y el viernes, y levantará un poco más la temperatura de la relación con el oficialismo. Los reclamos son variados, pero entre los más importantes están la oposición a que se generalice en los judiciales el pago del impuesto a las ganancias y el pedido de que se cumpla la pauta salarial del año pasado.

 

Entre las razones de la convocatoria al paro, el gremio judicial que lidera Julio Piumato remarcó que “aún no se ha resuelto el último 10% de la recomposición salarial 2018”. Pidió que la Corte Suprema de Justicia haga efectivo ese pago en su primer acuerdo de 2019, porque “el conocimiento de la inflación de diciembre y el acumulado anual –que supera el 47%– ratifican la urgencia de su efectivización”. Subrayó, además, que protestará “contra el pago de Ganancias en sectores no alcanzados por la ley vigente” y pedirá el “cese de retención [de ese impuesto] y devolución de lo descontado a jubilados exceptuados por aplicación de la ley 27.346 y que se les devuelva lo descontado desde el 01/01/2017”.

 

La UEJN también convocó al paro para exigir “la efectivización de interinos en cargos vacantes y contratados con más de cuatro años de antigüedad del Consejo de la Magistratura”, y la “actualización del monto de horas extras y contratos electorales”.

 

El paro se iniciará a las 10 del jueves, cuando los judiciales se movilizarán al Palacio de Justicia y al Consejo de la Magistratura. En el Consejo se tratará ese día, desde las 12, la reglamentación del pago de Ganancias para los jueces. El tratamiento estará a cargo de la Comisión de Administración y Financiera, que preside Juan Pablo Más Vélez, representante de los abogados en el cuerpo.

 

La medida de fuerza del gremio de Piumato llegará después de varios días de tensiones entre sectores de la Justicia y el Gobierno por las críticas contra la jueza Patricia Guichandut. El presidente Mauricio Macri y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, entre otros referentes del oficialismo, apuntaron contra la magistrada. Las críticas se originaron en el caso del motochorro colombiano Jair Jurado Mora, que fue liberado solo dos días después de haber sido detenido por haberle robado a una joven de 22 años el teléfono celular, en Caballito. Tras una probation y el pago de 700 pesos a la víctima, recuperó su libertad.

 

Macri dijo que el accionar de la jueza había sido “indignante” por liberar a una persona “con antecedentes penales y prohibición de ingreso al país”; Larreta habló de un proceder “escandaloso” de la magistrada. El gremio de Piumato, la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional, y la agrupación kirchnerista Justicia Legítima defendieron a la magistrada y criticaron al Gobierno por lo que consideraron un ataque para desacreditar a los jueces.

 

En ese marco de tensión se dará la huelga del jueves y el viernes, que tiene otros reclamos en su convocatoria, como el de la “precariedad edilicia” de varias dependencias judiciales. En ese sentido, el gremio remarcó que hay juzgados como los de Comodoro Py, y Avenida de los Inmigrantes donde se denunció la presencia de roedores, y que juzgados, defensorías y fiscalías de Resistencia, Corrientes y Paso de los Libres están afectadas por las inundaciones que azotaron a fines de enero la mesopotamia y el norte del país.