El Presidente, con humor, recorrió las obras del Río Salado

25 de febrero, 2019

Macri cuencaSalado1 Vidal

Esta mañana, el presidente Mauricio Macri supervisó junto con la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, la obra hídrica en ejecución más importante de Argentina, en el Río Salado: “Vidal y Macri, el Gato, terminan las obras de arroyo El Gato, ¡que particularidad!”, expresó con humor. También bromeó sobre el cambio de hora tras su viaje a la India, asegurando que no sabía si era de tarde o de mañana.

 

“Hoy ya tenemos una economía que empieza a ordenarse. Creo que estamos madurando, creciendo, entendiendo lo que nos pasó durante los anteriores 15 años y los anteriores 30”, dijo el Jefe de Estado sobre la situación del país.

 

Además, profundizó que a partir de diciembre de 2015 los argentinos “empezamos a comprender algo elemental, que lo entendimos siempre en nuestras casas, pero que en la política llevó a una confusión permanente: no se puede gastar más de lo que uno tiene, no se puede vivir de prestado”. Y remarcó que la economía comienza a ordenarse a pesar de los “coletazos del 2018  que todavía estamos atravesando” por la combinación de la sequía, la falta de financiamiento para los mercados emergentes y las nuevas investigaciones judiciales que involucran al gobierno anterior.

 

 

Al referirse a las iniciativas como la del Plan Maestro del Río Salado dijo: “Significan generar trabajo y progreso para muchísimos argentinos y las bases para construir ese país que todos queremos”. Añadió que la obra hídrica “reincorporará más de un millón de hectáreas a la producción y llevará alivio en forma directa a 200 mil vecinos que no van a volver a sufrir cuando ven que se larga a llover”.

 

“La lluvia y el agua van a ser una bendición”, afirmó Macri al término de una recorrida en lancha que realizó junto a Vidal, por la zona donde se lleva a cabo el dragado de la cuenca, en el municipio de Roque Pérez.

 

También participaron del evento el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis; el secretario de Infraestructura y Política Hídrica de la Nación, Pablo Bereciartua; el intendente local, Juan Carlos Gasparini, y otros jefes comunales de los distritos en los que tiene influencia el Río Salado.

 

El Presidente, con humor, recorrió las obras del Río Salado

 

El Presidente señaló que la iniciación de la obra fue largamente postergada por administraciones anteriores y subrayó que de haber estado concluida hoy la provincia hubiese podido aprovechar los excesos hídricos. “Esto es lo que estamos intentando hacer en un Plan Maestro en todo el país, porque el cambio climático es una realidad y vino para quedarse, por más que estamos todos comprometidos en cuidar el medio ambiente”, puntualizó.

 

Por su parte, la gobernadora Vidal remarcó que la obra en el Río Salado “es un orgullo porque ya no son carteles, ni promesas ni anuncios: se puede ver, es una realidad”. “Hay más de 300 obras hidráulicas empezadas y terminadas durante este mandato, y hay otras 150 en ejecución”, sostuvo.

 

 

Asimismo, la gobernadora señaló:“La gente puede ver que sus impuestos terminan donde deben terminar: en obras como estas que cambian la vida para siempre”.

 

El Plan Maestro del Río Salado, que llevan adelante Nación y Provincia con una inversión de más de US$ 1000 millones, es la obra más grande de protección contra las inundaciones que se realiza en el país. Tiene el objetivo de adecuar, ensanchar y profundizar el cauce de ese afluente y también tendrá un impacto positivo en las provincias de Santa Fe, Córdoba y La Pampa.