EE.UU. vuelve a chicanear a Maduro y lo amenaza con Guantánamo

1 de febrero, 2019

Bolton EE.UU

El Gobierno de Estados Unidos aumentó la tensión con Venezuela hoy, al presionar nuevamente a Nicolás Maduro advirtiéndole que puede terminar “en una zona playera como la de Guantánamo”.  Mañana, chavistas y antichavistas volverán a medir fuerzas en las calles.

 

La amenaza se da un día después de que el asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, John Bolton, escribiera en su cuenta de Twitter que le deseaba a Maduro “un retiro largo y tranquilo en una bonita playa lejos de Venezuela”. Hoy, el funcionario insistió con la idea al sostener que “cuanto antes aproveche la oportunidad de amnistía, más probable será que pueda, en lugar de estar en otra zona playera como la de Guantánamo”.

 

Aunque Bolton descartó una intervención militar inminente de Estados Unidos a través de Brasil o Colombia, renovó la idea de que el presidente Donald Trump mantiene “todas las opciones sobre la mesa” para presionar a Maduro ante la crisis en el país caribeño.

 

Por otro lado, declaró que la Casa Blanca está “abierta a tener conversaciones” sobre “dónde podría aterrizar” el presidente venezolano si decide abandonar el poder.

 

El vicepresidente Mike Pence también se expresó al respecto, tras reunirse con representantes de la comunidad venezolana en el sur de Florida. Afirmó que la lucha en el país suramericano es “entre la democracia y la dictadura” y consideró que es el momento de que Venezuela “recupere la libertad”.

 

Lo de Washington no fue solo discursivo: el Departamento del Tesoro anunció que las compañías no estadounidenses que le compran petróleo a Venezuela a través del sistema financiero de Estados Unidos o agentes de este país tienen hasta el 28 de abril para poner fin a sus compras.

 

La nota es consecuencia directa de las sanciones impuestas a la petrolera estatal venezolana, Pdvsa, por parte de Washington, que supone un embargo de facto a las exportaciones petroleras a Estados Unidos.

 

Mientras, Maduro llamó a los militares a “expandir la capacidad de inteligencia preventiva contra el terrorismo, contra el golpismo”, en el marco de lo que consideró una “batalla histórica” contra la mayor agresión que asegura ha enfrentado su país.

 

Otra vez frente a militares, en ejercicio casi permanente desde hace una semana, Maduro advirtió que “el imperio norteamericano, las viejas potencias colonialistas de Europa y un puñado de gobiernos oligárquicos, entreguistas, pretenden ponerle la mano al poder político y a la riqueza en Venezuela”.

 

Además, el mandatario instó a los militares a rechazar la amnistía votada por la AN para los efectivos de defiendan la Constitución.

 

Para mañana se espera otra jornada compleja, porque chavistas y antichavistas volverán a salir a las calles, en coincidencia con el aniversario número 20 de la llegada al poder de Hugo Chávez.