La producción de acero creció, pero hierro y laminados cayeron

19 de febrero, 2019

pyme industrial acero

Según la Cámara Argentina del Acero (CAA), la producción de acero crudo en el país durante el primer mes de este año fue de 370.900 toneladas, que implica un incremento de 4,2% en comparación con los valores de diciembre del año pasado, cuando la producción fue de 356.100 toneladas, y un alza de 7,9% respecto al resultado de enero de 2018, cuando se produjeron 343.800 toneladas de este material.

 

Sin embargo, de acuerdo con los datos emitidos por la entidad, la producción de laminados en frío en enero, que fue de 79.200 toneladas, cayó 11,7% frente al diciembre y 38,9% menos en comparación con las 129.800 toneladas de enero de 2018. En cuanto a los laminados en caliente, si bien su producción subió 6,6% frente a la del mes anterior, con 302.400 toneladas producidas, cayó 20,3% menor a la de enero de 2018.

 

“Ante la caída de la demanda, se ejecutaron paradas en varias plantas productoras, dando vacaciones al personal”, explicó la CAA en su informe acerca de la reducción productiva, e indicó también la baja en la producción de hierro primario, que en enero fue de 250.100 toneladas, que representa una caída de 24% frente a las 329.000 toneladas de diciembre y una reducción productiva de 23.8% respecto a las 328.100 toneladas de enero de 2018.

 

De acuerdo con el reporte mensual, las paradas por vacaciones en varias plantas del rubro automotriz incidieron en los resultados de la producción de enero, que tuvo una pronunciada caída de su actividad. “Los niveles de producción, así como de exportaciones y ventas a concesionarios, cayeron sensiblemente respecto a enero de 2018. Brasil, donde se apuesta a su recuperación económica, sigue siendo el principal destino de exportaciones”, aseguró el informe.

 

La producción de acero creció, pero hierro y laminados cayeron
La producción de acero crudo en enero fue de 370.900 toneladas, que implica un incremento de 4,2% en comparación con diciembre.

 

Según CAA, el sector de energía ha mantenido su demanda interna, motorizada por las inversiones en los yacimientos no convencionales de Vaca Muerta, aunque mostrando una merma en los volúmenes exportados. En este campo, la entidad advierte su preocupación por “el impacto de la decisión del Gobierno de acotar los incentivos a las empresas que producen en Vaca Muerta y la consecuente baja en la actividad”.

 

“La actividad de la construcción continuó la tendencia descendente con marcada caída en enero. La menor actividad de la obra pública, sumado a la baja de solicitudes de créditos hipotecarios tuvo un fuerte impacto en el desempeño del sector”, explicó la CAA, que además prevé que no se perciben aún señales de recuperación para este sector luego de la caída del cuarto trimestre de 2018.

 

El reporte señala que el sector de electrodomésticos fue uno de los que más sufrió el año pasado y prevé que esto podría continuar. “No se vislumbra un rápido cambio de tendencia en los niveles de producción, a pesar de las promociones de fin de año. Asimismo, la cadena de comercialización acumula altos volúmenes de stock.

 

El sector tiene dificultad para exportar a la región por la presencia de productos chinos que inundan los mercados regionales”, subrayó.

 

En tanto, de acuerdo con el informe, el segmento de maquinaria e implementos agrícolas continúa con niveles muy bajos de producción. “Se prevé que la nueva cosecha, que puede ser récord, sumada a la recuperación del crédito, inviertan positivamente la tendencia a partir de los meses de abril y mayo. Asimismo, este sector está teniendo inconvenientes para exportar, debido a las retenciones y a los menores reembolsos”, indicó la entidad.

 

Importación de China

 

Por otro lado, la CAA advirtió por el avance de las importaciones chinas en la región. “En el período junio-noviembre de 2018, las exportaciones de China hacia el resto del mundo se contrajeron 5% respecto a 2017. Sin embargo, el caso de Latinoamérica fue muy diferente ya que, en el mismo período, la región importó un total de 3,9 millones de toneladas de acero chino, 860.000 toneladas más que en 2017, lo que representa un incremento del 28%”, señaló en su informe.

 

Según la entidad, en base al último informe de la Asociación de Latinoamericana del Acero, el total de participación de las importaciones chinas avanzó dos puntos porcentuales en América Latina, que ahora recibe 11% de todo el acero exportado del país asiático al mundo, convirtiéndose en su principal destino. “Se comprueba, entonces, el desvío de comercio generado por la guerra comercial entre USA, China y UE y las salvaguardas reactivas en otros países”, concluyó el reporte.