Ausencias de peso en el acto del peronismo federal

5 de febrero, 2019

peronismo Federal

 

El espacio de Alternativa Federal tuvo finalmente ayer su primera cumbre en la ciudad de Mar del Plata. La ausencia de varios de los gobernadores que a fines del año pasado habían confluido en la reunión de la Casa de Córdoba fue uno de los datos del encuentro.

 

Flanqueado por Juan Schiaretti (Córdoba), Mariano Arcioni (Chubut), Hugo Passalacqua (Misiones), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Sergio Casas (La Rioja) y el senador Miguel Angel Pichetto, el cierre del acto estuvo a cargo de Sergio Massa quien disparó críticas contra el oficialismo al criticar el rumbo de la economía: “A un Presidente que dice que el único camino es el ajuste, le queremos decir que hay otro camino para la Argentina: una Argentina que abraza al otro argentino”, lanzó el tigrense desde el escenario. “Ese sueño que hoy empezamos a construir es el de una nueva mayoría, que abrace a los distintos sectores de la Argentina y le ponga punto final a un Gobierno que ha fracasado”, agregó Massa. Siempre en tono de campaña, el líder del Frente Renovador exhortó a poner “de pie a la Argentina, para terminar con un Gobierno que nos puso de rodillas” criticó y dijo: “Pongámonos de pie, para que Argentina se ponga de pie.

 

“A un Presidente que dice que el único camino es el ajuste, le queremos decir que hay otro camino.”

 

Pero más allá de la puesta en escena, el espacio con eje en los gobernadores del peronismo continúa sin poder tomar volumen político mientras persiste la tensión con la figura de la expresidenta, Cristina Kirchner, que sin hacer declaraciones continúa “orbitando” sobre muchos de los gobernadores que ayer no estuvieron presentes. La ausencia más importante fue la de Urtubey, que horas antes del convite anunció que no podría formar parte del cónclave por problemas climáticos en su provincia. “Mi deber y mi obligación es estar en Salta”, sostuvo en redes, el hombre que ya lanzó su precandidatura.

 

La cumbre quedó menguada con las ausencias de los mandatarios Juan Manzur (Tucumán), Rosana Bertone (Tierre del Fuego), Domingo Peppo (Chaco), Gustavo Bordet (Entre Ríos) y Lucía Corpacci (Catamarca). Tal como había anunciado El Economista, tampoco asistió el economista Roberto Lavagna, uno de los posibles presidenciales del espacio.

 

Pero el elemento que más golpeó al acto fue el comunicado que horas antes lanzó Manzur. En el escrito, el gobernador de la provincia norteña aseguró darse cuenta “del rol central que ocupa Cristina Fernández de Kirchner cuando llama a la conformación de un gran frente opositor”, en un explícito llamado a la unidad con el kirchnerismo. En la misma línea agregó: “Hoy estoy más convencido que nunca. Los que no quieren la unidad del peronismo trabajan para Macri y en Tucumán los que no quieren la unidad, también trabajan para Cambiemos aunque pregonen otra cosa”, afirmó en un claro mensaje direccionado al senador José Alperovich, quien amaga con competir por la gobernación tucumana.

 

De esa manera, el mandatario tomó distancia de las recientes declaraciones de Pichetto, que aseguró que no había “posibilidad” alguna de “confluir con el kirchnerismo” y puso en riesgo toda la construcción de los gobernadores, abriendo un interrogante hacia adelante. En la misma línea, se encuentra el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, que necesita arribar a acuerdos con el kirchnerismo local de cara al próximo cierre de listas. Con la gran mayoría de los calendarios electorales provinciales desdoblados, continúan las dudas sobre si una vez reelectos, los gobernadores le pondrán el cuerpo a la elección nacional o quedarán replegados en sus terruños.