Venezuela y EE.UU. tensan la cuerda

30 de enero, 2019

Guaidó

 

Estados Unidos amenazó el martes con “graves consecuencias”, luego de que el Gobierno de Venezuela pidiera congelar las cuentas del autoproclamado Presidente Encargado, Juan Guaidó, y prohibir su salida del país mientras la Justicia lo investiga.

 

El fiscal general venezolano, Tarek Saab, anunció una investigación, informó Reuters, contra el líder opositor argumentando que sus acciones llevaron a protestas y un cerco diplomático y financiero de varias naciones contra el Gobierno de Nicolás Maduro, quien asumió para un nuevo mandato de seis años el pasado 10 de enero.

 

El contraataque del Gobierno de Maduro, acusado de haber logrado su reelección en comicios sin garantías democráticas, llegó un día después de que la Casa Blanca anunciara sanciones contra la petrolera estatal PdVSA –en concreto, para la subsidiaria en EE.UU., Citgo– y que certificara a Guaidó para controlar algunos de los activos del país en el exterior.

 

“Hay un ciudadano que prácticamente ha liderado, ha encabezado toda esta acción que va en detrimento de la patria venezolana”, dijo Saab sobre Guaidó, para quien también se ha pedido prohibición de enajenar o vender bienes mientras se desarrollan las investigaciones.

 

Tanto la fiscalía como el Máximo Tribunal de Justicia, que tiene que decidir sobre el pedido del fiscal, son considerados oficialistas, agregó Reuters y la mayoría de las acciones y decisiones que han tomado en el pasado han sido favorables para el régimen.

 

Poco después del anuncio de Saab, el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, denunció en su cuenta de Twitter “las amenazas ilegítimas” contra Guaidó. “Habrá serias consecuencias para los que intentan subvertir la democracia y dañar a Guaidó”, dijo el veterano diplomático.

 

Venezuela está sumida en una crisis política y económica sin precedentes, con números realmente escalofriantes, que ha provocado el éxodo de millones de personas ante la escasez de alimentos, medicinas y, sobre todo, perspectivas alentadoras hacia futuro. El Gobierno atribuye eso a la “guerra económica” apoyada por Washington, un recurso clásico para esconder su ineficiencia.

 

Convirtiéndose muy rápidamente en la cara visible de la oposición, Guaidó aglutinó el sentimiento de muchos y llevó a cientos de miles de venezolanos a las calles. Luego, sedujo a los demás países del mundo (sobre todo, Estados Unidos) que vieron el momento propicio para terminar con el chavismo.

 

Dejá un comentario