Un escenario binario para el riesgo país

15 de enero, 2019

política PASO elecciones miedo al voto mercado

 

Con un riesgo país bajando, pero todavía en niveles altos (cerca de 700 puntos básicos), la pregunta es si se acelerará la convergencia hacia América Latina, ofreciendo ganancias de capital para los tenedores de la vapuleada renta fija vernácula o si, por el contrario, podría volver a las andadas, es decir, hacia arriba.

 

La respuesta (quizás no lo conforme) es depende, dice Max Valores. ¿Y de qué depende? Primero, de las elecciones y, segundo, con cómo Argentina solucione los problemas en sus fundamentals económicos. Porque no todo el temor es Cristina ni Mauricio Macri es sinónimo de convergencia e investment grade. Veamos. “Estimamos un impacto de 300 puntos en el riesgo país en el escenario donde Cristina gana las elecciones y una caída de 200 puntos si la victoria es de Cambiemos”, dijo ayer Max Valores en un reporte. Es decir, el escenario electoral implica una volatilidad de 500 puntos en el riesgo país.

 

Un escenario binario para el riesgo país

 

Por otro lado, la consistencia entre la política monetaria y fiscal en un año electoral luce, cuanto menos, también desafiante para el Gobierno, “implicando una amplia dispersión entre las distintas proyecciones de las principales variables macroeconómicas”. En este escenario, estimamos una diferencia de 200 puntos en el riesgo país entre un escenario macroeconómico estable y uno en donde las variables se deterioran a durante 2019. “De hecho, si se diera un escenario macroeconomico pesimista estimamos que el riesgo país podría terminar el año en 600 puntos, incluso si Cambiemos gana la elección”, opinan desde Max Valores.

 

“Esperamos que la volatilidad se mantenga alta a lo largo del año, ya que el riesgo político ira complicando el éxito de la política monetaria y fiscal, lo que, a su vez, complicará las chances electorales, haciendo que los inversores sigan exigiendo tasas altas para invertir en bonos argentinos”, argumenta el reporte.

 

¿Cómo invertir?

 

“En ese contexto, recomendamos posiciones en bonos en dólares de corto plazo con rendimientos del 10%, ofreciendo un buen rendimiento ajustado por riesgo. Para inversores agresivos buscando mayores retornos, preferimos bonos largos en dólares por sobre activos en pesos. En particular, vemos atractivo en los DICA por sobre los DICY donde, en nuestra opinión, los inversores parecen estar sobreponderando el valor de la ley Nueva York. Entre los bonos en pesos, dada la experiencia pasada, el BCRA se ha mostrado muy conservador al momento de bajar la tasa, favoreciendo una lenta trayectoria a la baja siguiendo de cerca la estabilidad del dólar. En este contexto elegimos los bonos que ajustan por tasa Badlar, ya que esperamos una baja más lenta en la tasa que lo incorporado en el precio de los bonos”, resumen los expertos de Max Valores.

 

Dejá un comentario