Vuelven a negociar China y Estados Unidos

29 de enero, 2019

Trump Xi jinping Estados Unidos China tensión comercial

 

Hoy se reanudarán en Washington las negociaciones entre Estados Unidos y China con varios temas por resolver porque sigue habiendo muchas diferencias. La delegación china es del máximo nivel y está encabezada por el viceprimer ministro Liu He, que estudió en Harvard, y en el que Xi Jinping confía plenamente en cuestiones económicas.

 

Los analistas que siguen de cerca las negociaciones estiman que será difícil que se logre un acuerdo antes del 1º el marzo que es cuando vence la tregua que los presidentes Xi y Donald Trump acordaron en Buenos Aires. Por lo tanto, crece la posibilidad de que haya una prórroga de ese plazo como hace un tiempo sugirió Trump.

 

Los funcionarios estadounidenses que se reunirán con sus pares chinos parecen haber dividido sus roles. El secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, cree que va a haber “progresos significativos” durante estos días mientras que el secretario de Comercio, Wilbur Ross considera que las partes están a “muchas millas de distancia”.

 

Se estima que Pekín ofrecerá incrementar sustancialmente las compras de energía y productos agrícolas estadounidenses pero resistirá los pedidos de cambios estructurales en su economía que le hará Washington.

 

Las autoridades chinas sostienen que ya hicieron muchas reformas que apuntaron a liberalizar más la economía y a reducir las trabas para las empresas extranjeras.

 

Por otra parte, Mnuchin declaró, que a su juicio, la acusación de los fiscales de Estados Unidos contra la empresa china Huawei Technologies no afectará las conversaciones.

 

La reunión en Washington se produce en un momento en el cual la principal preocupación de los mercados es la desaceleración económica global cuya responsabilidad le atribuyen, precisamente, al riesgo de un endurecimiento de los conflictos comerciales.

 

Según el FMI, China crecerá 6,2% en 2019, un porcentaje menor al de los últimos años y todos los indicadores conocidos recientemente confirman ese pronóstico. A su vez, Estados Unidos, cuyo PIB habría subido 3% en 2018, apunta a una expansión en torno al 2,3%/2,5% aunque los funcionarios insisten en que será más alta. Está claro que los dos gobiernos tienen incentivos para lograr algún tipo de acuerdo para que la desaceleración de sus economías no sea más pronunciada aún.

 

Dejá un comentario