Represas santacruceñas a marcha lenta

21 de enero, 2019

Represas santacruceñas a marcha lenta

 

La construcción de las represas hidroeléctricas Cóndor Cliff y La Barrancosa, sobre el río Santa Cruz, tienen un avance de obra de 13% y emplean en la actualidad a más de 1.000 trabajadores, de acuerdo al análisis que realiza el Gobierno a través de la empresa Integración Energética Argentina (Ieasa ex Enarsa) que pasó a estar a cargo de las obras el año pasado. Las obras que fueron visitadas por el presidente Mauricio Macri junto a la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, deberían estar finalizadas en 2022 por el consorcio integrado por las empresas Electroingeniería, Hidrocuyo y la china Gezhouba, encargada del financiamiento que se pagará con la propia generación de las centrales.

 

Las obras estuvieron en el centro de la tormenta por las denuncias de corrupción durante la gestión anterior.

 

Además de las millonarias inversiones, la obra prevé generar más de 6.000 empleos directos durante la construcción y aproximadamente 15.000 indirectos, y tras su finalización contará con 100 puestos permanentes para su operación.

 

Las actividades que actual mente se realizan en el proyecto contemplan obras permanentes como excavaciones para obras de hormigón y construcción de presas, movimiento de suelo para desvío del río, exámenes ambientales, recepción de equipos y materiales, y otras transitorias como infraestructura de villas y montaje de módulos habitacionales y de servicios.

 

En la visita presidencial se explicó que las obras se están acelerando en los meses del verano y ya se está en condiciones de avanzar en la construcción de los primeros muros y estructuras de hormigón, un ritmo de obra que permite proyectar el inicio del llenado de la represa hacia fines de 2021.

Reducción presupuestaria

 

Tras la revisión integral del proyecto encarado en 2016, la obra avanzó con una reducción presupuestaria que pasó de los US$6.200 millones originales a US$3.800 millones, a partir de la desdolarización del contrato y la eliminación de turbogeneradores innecesarios.

 

Con este rediseño, se espera que las represas logren una generación promedio anual 5 millones de GW/H, energía suficiente para abastecer 600.000 hogares, aumentar en un 15% la generación hidroeléctrica actual, ahorrar en combustible 2,6 millones de metros cúbicos de gas natural equivalente diarios, es decir 2 % del consumo actual nacional.

 

Una vez finalizadas, las presas Cóndor Cliff y La Barrancosa permitirán también dar viabilidad a unos 500 Mw de potencia eólica en la Patagonia, que generarían unos 2.200 Gwh/año. De esta manera, la suma de la generación hidroeléctrica de estas obras, significarán el 5,6 % del total del país, lo que permitiría ahorrar US$ 500 millones anuales en combustibles y evitaría la emisión de 2,5 millones de toneladas de dióxido de carbono por año comparado con la generación térmica.

 

La represa Cóndor Cliff tendrá una potencia instalada de 950 Mw, contará con 5 turbinas Francis para atender la demanda de horas pico con la generación de una energía media anual de 3.380 Gwh; en tanto que La Barrancosa tendrá una potencia instalada de 360 Mw, sumará tres turbinas Klapan para la generación permanente con una energía media de 1.903 Gwh.

Dejá un comentario