Cambiemos ordena su oferta desde su vértice

29 de enero, 2019

Nuevos gestos de alineamiento de Carrió

 

Parece haber pasado la tormenta. Aunque persistan algunos nubarrones. En la última semana, el Gobierno logró sumar gestos de entendimiento de socios y aliados para no generar fisuras en la estrategia de Cambiemos, que necesita que sea integral y con perspectiva nacional.

 

Ayer el presidente Mauricio Macri tuvo su tercer acto con la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, luego de un mes de intrigas, cortocircuitos y tensiones por el indefinido (todavía) calendario electoral bonaerense. Y ayer, también, la diputada nacional Elisa Carrió volvió a manifestarse a favor de la reelección del Presidente y consustanciada con el Gobierno, luego de varios idas y vueltas que tuvieron en vilo a la coalición.

 

“El principal compromiso es cuidar a los argentinos, recuperamos este hospital tras diez años de desidia en los que estuvo descuidado. Demostramos que cuando nos sentamos alrededor de la mesa, ponemos el problema con la verdad y voluntad de resolverlo, somos capaces de construir soluciones que nos permitan progresar y estar mejor”, señaló Macri, en Mar del Plata, donde participó de una visita al Hospital Bernardo Houssay del PAMI junto a la gobernadora.

 

La discusión sobre el posible desdoblamiento de la elección, promovida por los intendentes de Cambiemos en el conurbano y resistida por un sector del Gobierno, todavía no está resuelta. Pero parece prevalecer la idea de que la decisión que se tome (con sus variantes y matices) debe contemplar los intereses de esa estrategia nacional. Y, por cierto, no debilitar el vértice superior de la pirámide de poder de Cambiemos que es la presidencia.

 

“Me voy a dedicar de lleno a la campaña para la reelección de Mauricio”, señaló la diputada nacional en su cuenta de la red social Twitter y lejos de las rispideces de fines del año pasado, cuando cuestionó públicamente algunos aspectos de la gestión de Cambiemos y a dos de sus ministros: el de Justicia, Germán Garavano; y la de Seguridad, Patricia Bullrich. Carrió avisó que no quiere ser candidata en este turno electoral y todavía tiene dos años de mandato en la Cámara de Diputados. Pero sí restringió las críticas y aseguró que acompañará a Macri en la campaña. El jefe de Gabinete, Marcos Peña; la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley; el jefe de asesores de la presidencia, José Torello y el legislador del Parlasur, Fabián “Pepín” Rodríguez Simón, son sus contactos más cercanos. Varios de ellos, por estas horas, buscan limar asperezas para que Carrió modere su arremetida contra el proyecto oficial de modificar la ley de financiamiento político que se tratará en sesiones extraordinarias.

 

Desde allí y hacia abajo, persisten las dudas y las tensiones. Dos distritos preocupan por sobre el resto: Mendoza y Córdoba. En la provincia cuyana gobierna el radical Alfredo Cornejo luego de varios mandatos peronistas, pero no tiene reelección. La disputa por la sucesión promete dejar heridos entre radicales y el PRO. Algo parecido a lo que sucede en Córdoba, pera con protagonistas radicales.

 

Dejá un comentario