Las inciertas chances de Lavagna para dar pelea

17 de enero, 2019

lavagna FMI

 

La figura del exministro de Economía, Roberto Lavagna, ha tomado notoriedad en las últimas semanas. Halagado por diversos dirigentes, como el socialista Miguel Lifschitz o el jefe del peronismo en el Senado, Miguel Pichetto, el nombre del economista asoma en un contexto en el cual un tercio del electorado se siente alejado del actual Gobierno pero tampoco quiere el retorno del kirchnerismo.

 

El Economista dialogó con diversos analistas y consultores, para sondear el perfil del posible votante de Lavagna.

 

Para el sociólogo Luis Costa, Lavagna “no tiene un nivel de conocimiento alto. Sí es un referente importante para los que seguimos las noticias, y por lo tanto lo recordamos”, sostuvo pero aclaró que “es una figura más bien técnica que de anclaje político”.

 

“Lavagna tiene una ventaja, es un candidato que podría ser atractivo para la clase media, que son sectores en los cuales el Gobierno absorbe votos. Cambiemos es un heredero de la tradición radical”, razonó Costa.

 

Por su parte, el politólogo Lucio Guberman sostuvo que “a Lavagna hay que analizarlo más por el barco que pilotee que como capitán. Los méritos que pueda reconocerle la opinión pública son relativos”. “Esto no es un dato aislado, tampoco Cavallo logró capitalizar electoralmente su performance como ministro de Economía”, explicó.

 

Además, dijo que la “historia política” de Lavagna lo ubica “en el centro del tablero, sin embargo, la polarización entre Macri y el kirchnerismo lo dejan como una opción residual. La única provincia en la que ganó en 2007 fue Córdoba, precisamente donde Macri hizo la diferencia en 2015. La preocupación por su candidatura será más de Cambiemos que del kirchnerismo”, razonó.

 

El exministro de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner no se ha pronunciado sobre su eventual candidatura, pero las dificultades que exhibe el peronismo federal lo han puesto en la danza de nombres. En los últimos días mantuvo reuniones con diversos referentes, mientras veranea en la Costa Atlántica.

 

Para el consultor Alejandro Catterberg, la figura de Lavagna suscita “respeto entre los sectores medios”, pero el hecho de que su nombre suene para una eventual candidatura se explica más “por el descenso de otras figuras”, como Sergio Massa, quien desde el 2013 ha visto su capacidad electoral cada vez más deteriorada. Lavagana mantiene su imagen en niveles altos, pero estables, lo que cambió fue el descenso de la consideración del resto de las figuras políticas.

 

En contrapartida, para el politólogo Burdman, el espacio donde Lavagna podría captar votos sería en el abaníco peronista. “A diciembre, su intención de voto era bastante baja, pero tiene la virtud de que en un eventual escenario sin Cristina Kirchner, captura votos que naturalmente irían a ella. Si Cristina no es candidata, el mejor posicionado es Rossi (Agustín). Pero en segundo lugar viene Lavagna”, analizó.

 

“Lo interesante es que no es contradictorio con el votante kirchnerista. El problema es que no estoy seguro de que Lavagna lo entienda así, y la impresión de los que lo rodean es de que apostarían a una fuerte diferenciación con el kirchnerismo”, reflexionó Burdman en diálogo con este diario.

 

La falta de un candidato que resulte atractivo para el tercio del electorado que le quiere escapar a la polarización, lleva a que muchos piensen en candidaturas como las de Lavagna. Pero no parece, por ahora, que estén dadas las condiciones para que prosperen.

Dejá un comentario