Crisis en Venezuela amenaza con colarse en la campaña

25 de enero, 2019

macri cristina consenso

 

La crisis institucional, social y económica que atraviesa Venezuela, con violencia en las calles y dos sectores que se disputan la legitimidad de la conducción del Estado, apoyado a su vez por potencias diversas, amenaza con colarse en la campaña argentina. Por lo menos, eso es lo que pareció suceder en las últimas horas, donde prosperaron las acusaciones cruzadas y campos enfrentados al interior del universo político argentino. Entre el oficialismo y parte del kirchnerismo en particular.

 

El gobierno de Mauricio Macri rápidamente salió a apoyar al titular de la Asamblea Nacional de Venezuela y proclamado presidente encargado de ese país, Juan Guaidó. Y ayer el canciller argentino Jorge Faurie repitió la caracterización de ilegítimo del gobierno de Nicolás Maduro, adelantó que Argentina no retirará a su personal diplomático y criticó las consideraciones del bloque de diputados del Frente para la Victoria sobre la situación. “La idea de algunos sectores que alientan un populismo de continuidad para beneficio de una claque que se beneficia con grandes negociados económicos, sabemos que no es democracia”, agregó.

 

En tanto, el ministro de Justicia, Germán Garavano, ponderó que “un sector muy amplio de la oposición, del Partido Justicialista, haya reconocido a Guaidó”, en referencia a Alternativa Federal, que integran, entre otros, el senador Miguel Pichetto y el gobernador salteño, Juan Manuel Urtubey. “Lamento la decisión del kirchnerismo”, sostuvo. “Los derechos humanos no pueden reconocer color ni ideología y me entristece profundamente ese esta mirada claramente sesgada e aislacionista en una sociedad que ha sufrido dictaduras“, enfatizó Garavano.

 

Por cierto, la posición del kirchnerismo no resulta muy cómoda. Desde la agudización del conflicto salió a criticar al Gobierno por no respetar “la libre determinación de los pueblos”, considerada una tradición de la diplomacia argentina en tiempos de democracia, y a cuestionar la injerencia de Estados Unidos.

 

“Hoy debemos tener una postura firme y clara con respecto a lo que está pasando en Venezuela”, señaló Andrés Larroque, dirigente de La Cámpora, en diálogo con la radio AM 530. Mientras Cristina Kirchner persiste en el silencio, el bloque de diputados nacionales del FpV fijó la posición oficial del espacio. “En pos del derecho de todo el pueblo venezolano, instamos a que se llegue a una solución basada en el diálogo y la paz, libre de violencia”, dice el comunicado de la bancada que preside Agustín Rossi. “Los pueblos son sagrados para los pueblos. Es un acto de desprecio a la libre determinación de la ciudadanía venezolana que viene decidiendo en el marco de elecciones democráticas y con veedores internacionales, que países de la región -o muy gravitantes en el mundo- por razones ideológicas y desde afuera pretendan ser quienes reconozcan o desconozcan a las autoridades surgidas de elecciones”, agregaba.

 

Mientras que el diputado nacional Daniel Scioli mostró matices y pidió no tomar partido por el presidente Maduro o el autoproclamado Juan Guaidó. Para Scioli, los estados de la región “debieran invitar al gobierno venezolano y a los grupos opositores a sentarse en una mesa para elaborar una hoja de ruta, que establezca objetivos, plazos y compromisos de las distintas partes”. Y propuso que los países de la región oficien de “mediadores” para encontrar una solución pacífica.

 

Dejá un comentario