Pocos cambios en el directorio del BCRA en la era Sandleris

25 de septiembre, 2018

Pocos cambios en el directorio del BCRA en la era Sandleris

La nueva composición del BCRA, ahora con Guido Sandleris a la cabeza, no será muy distinta a la actual y desde Reconquista 266 dicen que no habrá cambios profundos en el directorio. En ese orden, el único que ya avisó que se irá es Pablo Quirno, mano derecha de Luis Caputo en Finanzas, que había llegado hace poco a la entidad para “cuidarle la espalda” al ex presidente.

 

Después, todo seguirá tal cual. O casi. Para ocupar la silla que alguna vez ostentó el economista y físico Demian Reidel bajo la administración pasada, llega una mujer. Es la primera en ocupar un puesto de vicepresidente (en este caso, segunda): Verónica Rappoport. Es economista de la prestigiosa London School of Economics (LSE) donde se desempeñaba hasta que aceptó la invitación de su amigo y ahora N°1 del BCRA.

 

Rappoport es una economista de perfil netamente académico y no se le conocen pergaminos en la función pública ni en entidades financieras. Una ex Di Tella que para muchos banqueros es una completa desconocida.

 

De todas formas, la cara “visible” del BCRA con Wall Street y el sistema financiero seguirá siendo Gustavo Cañonero, el vicepresidente 1° que llegó con Caputo pero que, por ahora, se mantiene en el cargo.

 

El ex economista del Deutsche Bank en Nueva York, y el Grupo SBS en Argentina, fue el encargado de negociar por el BCRA el acuerdo con el FMI. Es una pieza fundamental para el acuerdo que se anunciaría en cuestión de horas.

 

En el mercado financiero cayó mal la noticia de la renuncia de Caputo, pero rápidamente entendieron que su salida era condición necesaria para que el país acceda al financiamiento del FMI. Caputo se resistía a ciertos planteos del organismo como la tibia forma de intervenir en el dólar y la falta de libertades para moverse como él quería. Después de todo, Caputo siempre hizo lo que quiso tanto en Finanzas como en el Deutsche, cuando manejaba la mesa de operaciones. Además, los “escraches” sufridos en el último tiempo (cuando se fue a Brasil un fin de semana en medio de la corrida o en un restaurante en Palermo) colmaron su paciencia. Tenía, y tiene, alma de trader y pocas pulgas para el mundo de la política.

 

Sobre Sandleris, no hay mucho que se sepa hasta ahora. Está claro que es un hombre de Dujovne que estará limitado por el acuerdo con el FMI. Tampoco tiene experiencia en el sistema financiera y también viene de la academia desde la Universidad Torcuato Di Tella, previo paso por la provincia de Buenos Aires. “Es un honor para mí asumir la Presidencia del BCRA y quiero agradecer la confianza que el Presidente Macri tuvo en mí para encarar esta nueva etapa. El objetivo principal del BCRA es reducir la inflación. Trabajaremos para recuperar la estabilidad y previsibilidad de precios que la economía argentina tanto necesita”, dijo en un breve comunicado en su primer día al frente de la autoridad monetaria.