Las Lebac pasaron de más de 100% de la base monetaria a sólo 27%

20 de septiembre, 2018

BCRA deuda reservas leliq pesos dólar credibilidad

 

El BCRA avanzó el martes con la segunda etapa de su plan para liquidar en diciembre el stock de Lebac en manos de inversores minoristas. El de anteayer fue uno de los últimos supermartes que tensionaron la gestión de Sturzenegger. Tras el último vencimiento, ¿cómo queda ahora el stock de letras del BCRA?

 

El volumen de Lebac y Nobac previo a la licitación ya venía en acelerado descenso, tanto por lo acontecido en la licitación anterior (cuando se inició el plan de desarme) como por las intervenciones en el mercado secundario, equivaliendo a $572.509 M. De ellos, el 66% vencía este martes ($381.930 M) y la autoridad monetaria decidió renovar sólo $150.000 M a ser suscriptos por inversores. El remanente, por tanto, se ubica en torno a los $340.000 M.

 

La liquidación del stock avanza así a paso firme: en abril, previo al inicio de la corrida cambiaria, las Lebac alcanzaban 1,25 billones de pesos, reduciéndose desde entonces 72%. “El saldo ya se encuentra en niveles incluso inferiores a los registrados previo a que la actual administración asumiera”, comentan desde Delphos Investment.

 

Las Lebac pasaron de más de 100% de la base monetaria a sólo 27%

 

Así, el volumen de estos instrumentos pasó aceleradamente de representar un 120-130% de la base monetaria en abril y mayo a significar alrededor del 27% tras la última licitación.

 

Medidas en dólares, al tipo de cambio mayorista de cierre de hoy, las Lebac equivaldrían a US$ 8.631 M, contra más de US$ 60.000 M que significaban en abril, antes de la corrida y del inicio del plan de desarme. El stock medido en dólares retrocedió más del 85%.

 

Calculándolo como porcentaje de las reservas internacionales, esto implica que las Lebac ahora representan sólo el 17,6% de las tenencias del BCRA. Para tomar una referencia, en abril representaban más del 100% y antes de la licitación del martes, el 30%.

 

Esta baja acelerada tiene como contracara, claro, un aumento en el stock de Leliq (asciende a $263.000 M y el viernes se sabrá cuanto aumentó tras el supermartes) y una baja de las reservas, que retrocedieron en US$ 14.250 desde su máximo anterior (US$ 63.274 M el 22 de unio), cuando llegó el primer desembolso del FMI (la baja también fue ayudada por el pago de Letes en USD y las subastas a cuenta de Hacienda que le permitieron al Ejecutivo hacerse de pesos para cubrir la caja). Con todo, el pasivo de la entidad luce mucho más aliviado con el plan de desarme.

 

La diferencia entre los instrumentos que vencían y los que fueron renovados equivalió a una inyección monetaria de $ 231.000 M. Para que esta expansión no presione a la inflación ni a la cotización del dólar, el BCRA y Hacienda actuaron coordinadamente sobre tres frentes.

 

1 Se ofrecieron letras del Tesoro que recaudaron $107.300 M.

2 Se intervino con ventas en el mercado spot y en futuros del dólar.

3 Se ofrecieron Leliq a ser suscriptas por las entidades bancarias.

 

Así, este último supermartes dejó a las reservas con un deterioro muy suave: bajaron apenas 0,38% (US$ 190 M), en una jornada en la que la cotización de referencia del dólar retrocedió y las intervenciones de Reconquista 266 fueron ayudadas por una mayor oferta privada.