La peste porcina de China podría impactar en el mercado

21 de septiembre, 2018

La peste porcina de China podría impactar en el mercado

 

Uno de los destinos de los granos es la alimentación animal, para transformar los mismos en proteína cárnica, por lo que el ritmo de crecimiento de la producción pecuaria afecta directamente la demanda de granos a nivel global.

 

Por esto las alarmas del mercado de granos están prendidas no sólo por la guerra comercial entre el Gigante asiático y Estados Unidos, sino que también están siguiendo lo que ocurre en China que busca dar batalla a la fiebre porcina africana.

 

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) informa que hasta fin de agosto eran 24.000 cerdos sacrificados en cuatro provincias de China, muy distantes una de otra, lo que da indicios de la dimensión del problema y el potencial de propagación de esta enfermedad. Según la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), la peste porcina africana es una enfermedad hemorrágica altamente contagiosa que afecta a los cerdos domésticos, jabalíes verrugosos, jabalíes europeos y jabalís americanos. Sin embargo, cabe aclarar que la peste porcina africana no representa una amenaza para la salud humana.

 

Ante ese escenario, El Economista consultó a la ingeniera agrónoma Marianela De Emilio. Al respecto, explicó: “China es un país que produce y consume casi el 50% de la carne de cerdo del mundo, y moverá la balanza mundial en caso que esta enfermedad no sea controlada a tiempo”. Para tomar dimensión del efecto que podría generar la fiebre porcina africana, recordó que una de las fuentes proteicas básicas de la alimentación porcina es la soja, y la fuente energética es el maíz, por lo que la demanda de ambos granos podría verse afectada.

 

Posible estimación

 

La epidemia en China es preocupante. Si bien resulta muy difícil realizar estimaciones sobre el efecto que podría tener en el mercado si se continúan sacrificando cerdos, De Emilio señaló: “Considerando la producción de carne porcina en China, estimada en 54,75 millones de toneladas, según el último informe de oferta y demanda mundial de carnes del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (Usda), podríamos estimar el volumen de soja y maíz destinado a producción porcina en al menos 40 millones de toneladas de soja y 100 millones de toneladas de maíz, lo que significa que cualquier proporción de reducción impactará sobre la demanda de estos dos granos”, y ejemplificó: “Una reducción en la producción porcina del 10% podría diezmar el consumo de soja y maíz con este fin en este país, debilitando la demanda, principalmente de soja, sobre Sudamérica y Estados Unidos”.

 

Aún no hay mediciones de merma productiva porcina, pero según De Emilio sí se observó una caída en el consumo doméstico de soja en China de 1,5 millones de toneladas, proyectado para esta campaña 2018/19 por el Usda. En este sentido, analizó que “puede relacionarse con cambio de preferencias de fuente proteica de parte de China para evadir la soja de Estados Unidos, pero también podría vincularse con esta problemática en la producción porcina”.