El postergado nuevo Código Penal llegará tras el Presupuesto

28 de septiembre, 2018

El postergado nuevo Código Penal llegará tras el Presupuesto

Por Javier Fuego Simondet 

 

El proyecto para reformar el Código Penal está listo, pero su presentación sufrió sucesivas postergaciones que dejaron en suspenso su avance. Se suspendió a mediados de junio. Después se especuló con otra fecha de presentación en agosto, que quedó mezclada con la polémica por el aborto y tampoco se concretó. La agenda política retrasó el proceso y aún sigue tallando con fuerza sobre la suerte del nuevo Código: cuando finalice el debate del Presupuesto le llegará el turno al proyecto de reforma que elaboró una comisión especializada que encabezó el camarista de Casación Penal, Mariano Borinsky.

 

El mes de octubre será propiedad casi exclusiva del tratamiento del Presupuesto 2019 en el Congreso, por lo que la iniciativa para reformar el Código Penal está supeditada al debate de la Ley de leyes. “Tuve una reunión con el Presidente. Me dijo que enviará al Congreso el proyecto tal como está no bien se termine con la aprobación del Presupuesto. Aproximadamente, será la primera semana de noviembre”, adelantó Borinsky a El Economista.

 

Una fuente cercana al ministro de Justicia, Germán Garavano, pronosticó el mismo escenario que el camarista. “Seguramente la presentación será cuando pase el Presupuesto”, afirmó a este diario.

 

La presentación del proyecto del nuevo Código Penal se anunció inicialmente para el 19 de junio, en momentos en que se negociaba el primer acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y se relevaba de sus cargos a los ministros Juan José Aranguren y Francisco Cabrera, que ocupaban las carteras de Energía y Producción. La agenda política postergó la presentación de la nueva normativa judicial. La fecha se pasó para el 21 de agosto, pero volvió a suspenderse. Los rumores e informaciones del momento indicaron que hubo distintas posturas sobre el articulado referido al aborto, cuya despenalización el Senado había rechazado hacía una semana.

 

Las recurrentes suspensiones generaron en el grupo que redactó la reforma “la preocupación lógica de una comisión que trabajó 500 días, pero que comprende la agenda política y que hoy en esa agenda está el Presupuesto”, aclaró Borinsky a El Economista.

 

El camarista destacó la “buena recepción” que tuvo el proyecto de reforma en “los Departamentos de Estado y de Justicia de EE.UU.”. El presidente de la Comisión de Reforma del Código estuvo allí a principios de mes, en un encuentro organizado por el Wilson Center, The Integrity Forum e Interamerican Dialogue.

 

“Se va a avanzar hacia un Código Penal equilibrado, que permita realmente dar una mejor respuesta a los argentinos frente al delito, pero sin caer en excesos ni en situaciones que puedan ser cuestionadas”, analizó Garavano ante la consulta de El Economista. “Por otro lado, nosotros tenemos hoy un sistema penal que es claramente ineficiente, que funciona mal, que la gente pide que se modifique. Y en esta línea estamos avanzando en un proceso de cambio de los sistemas procesales, de normalización del sistema judicial, que va a llevar años pero que es un paso muy importante para poder vivir en sociedades más justas, más pacíficas”, agregó.

 

Borinsky subrayó que “lo más importante es que se trata de un Código moderno, que incorpora modalidades delictivas como el terrorismo y su financiamiento, delitos económicos y aduaneros”, y remarcó que la nueva normativa “innova con el incremento de penalidades en violencia de género, corrupción y narcotráfico”. Resaltó, además, que el Código Penal que se propone “escucha a las víctimas, es ágil, posible y busca los consensos necesarios para evitar dicotomías ideológicas como la de garantismo y mano dura”.

 

El actual Código Penal data de 1921 y ha tenido sucesivas modificaciones parciales, unas 900 en total. En el proyecto de reforma que enviará el Gobierno al Congreso una vez agotada la discusión del Presupuesto 2019 trabajó una comisión presidida por Borinsky e integrada por funcionarios, fiscales, jueces y secretarios, que se reunió periódicamente en el Ministerio de Justicia y que también realizó presentaciones en el interior del país.

 

Algunas propuestas de la reforma

 

Durante el trabajo de la comisión que redactó el texto del nuevo Código Penal se informaron los puntos que se fueron acordando e incluyendo en el proyecto. Estos son algunos de los ítems que trascendieron.

 

  • Financiamiento ilegal de la política. El proyecto incluye condenas de hasta diez años e inhabilitación absoluta para ejercer cargos públicos para quienes incurran en este delito.
  • Corrupción. Plantea elevar penas. Además, prevé normativas para recuperar el dinero robado y sanciones para funcionarios de instituciones financieras que operan en el mercado de valores que reciban indebidamente dinero, o algún beneficio económico, como condición para celebrar operaciones crediticias, financieras o bursátiles.
  • Violencia en espectáculos deportivos. Es otro de los puntos sobre los que la nueva legislación plantea penas más elevadas y también se proponen sanciones para los dirigentes que sean cómplices de delitos.
  • Lesa humanidad y delitos contra la comunidad internacional. Son dos ítems que estarán en un capítulo especial, en un nuevo libro separado de los referidos a la Parte General y a los Delitos en Particular.
  • Patrimonio arqueológico y paleontológico. Se propone castigar la realización de tareas de prospección, remoción o excavación en un yacimiento arqueológico o paleontológico sin autorización expresa del Estado argentino.