Casi sin proponérselo, Dujovne se transformó en un superministro

Pese a no ser del riñón del PRO, Dujovne fue ganando influencia desde 2017 y hoy es una pieza clave del Gobierno

26 de septiembre, 2018

la inflación está bajando

 

Por Juan Manuel Antonietta

 

Si hay un ganador en términos políticos de la jornada de ayer, es el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. Tras la salida de Luis Caputo del BCRA, luego de ciertas rispideces con el Palacio de Hacienda y con el FMI, asumió Guido Sandleris, mano derecha de Dujovne, que lo acompañó, primero, como jefe de Gabinete del Ministerio y, luego, como viceministro tras la salida de Sebastián Galiani.

 

Así, Mauricio Macri se vio obligado en la tormenta a hacer lo que nunca había querido: concentrar todo el poder en un nuevo superministro que ahora tiene dentro de su órbita hasta el BCRA. “Hoy el Gobierno es Marcos Peña, Macri y Dujovne”, dijo en off una fuente del Gobierno a El Economista.

 

Pero lo cierto es que gran parte del crecimiento de Dujovne se debe a su rol en las negociaciones con el FMI y su trato con Christine Lagarde. El nuevo superministro se ha convertido en el garante del acuerdo con el organismo y su relación con la directora gerente es muy buena. Algunos analistas hasta se animan a afirmar que el crecimiento del poder y la influencia de Dujovne se debe a ser la voz y el encargado de llevar a cabo el programa del FMI en Argentina.

 

“Dujovne ha salido fortalecido desde que comenzó la crisis económica, primero con la fusión de Finanzas y Hacienda; luego asumiendo el rol de coordinar la política económica y ahora con la llegada al BCRA de un hombre de su confianza”, explicó el analista político Ignacio Labaqui y opinó que “esto lo ha logrado casi sin proponérselo y por la propia dinámica de los acontecimientos”.

 

“Cuando su predecesor, Alfonso Prat-Gay, salió de la gestión se hacía referencia a su vocación de ser superministro, que no era solo un técnico si no también un político”, explicó el analista político que agrega que posteriormente se buscó a alguien de más bajo perfil político y más alto perfil mediático como Dujovne.

 

Así, ante la necesidad, la tormenta requería de un piloto. “Hay situaciones donde se puede evitar tener un superministro y otras situaciones imponen esa necesidad”, opinó Labaqui y agregó que “es más fácil negociar con el FMI de esa manera”.

 

Para Guido Lorenzo (ACM), el lugar que ganó Dujovne fue más por llevar adelante la negociación con el FMI que por un tema de gestión. “Las negociaciones con el FMI las realizó correctamente y la sensación es que la línea del organismo continuará introduciéndose en las decisiones de gestión”, dice.

 

Desde otra visión, según Labaqui, el ascenso se debe a su buena gestión. “Si uno observa la política fiscal antes y después de Dujovne, si una de las preocupaciones era reducir el déficit fiscal, ha cumplido”, explicó.

 

BCRA independiente

 

El viejo proverbio que clamaba por la independencia del BCRA queda nuevamente olvidado. Sandleris es claramente un subalterno del Ministro de Hacienda y las decisiones volverán a ser concentradas en el Mecon. Atrás quedarán las discusiones sobre el dólar con Caputo.

 

Para el ex presidente del BCRA, la política monetaria y cambiaria, a diferencia de lo que pregonaba el FMI, debía tener una intervención en el mercado de cambios para suavizar las fluctuaciones del dólar. Así chocaba con las premisas del organismo internacional que pedía que el peso fluctué libremente y no se gasten reservas en contener el dólar. “El FMI no entendía del todo los problemas de la libre flotación en Argentina, que tiene un mercado muy chico y con muy bajo volumen se puede elevar el precio”, opinó Lorenzo.

 

“La independencia del BCRA es relativa al plan que exista”, dijo el economista de ACM y aclaró que “con el próximo Staff Report se delineará lo que pueda hacer o no la autoridad monetaria, terminará dependiendo de los permisos del FMI”.

 

Desde Hacienda se criticaban las decisiones de Caputo por ser cortoplacista y tenían una postura más cercana a la del FMI. Terminada la pulseada, será Sandleris el garante de las bandas de flotación del acuerdo 2.0 con el FMI, que se anunciará hoy. No obstante, “no queda claro cuánto poder de decisión van a tener Dujovne y Sandleris una vez conocido el acuerdo con el FMI y parecería que van a estar muy restringidos”, concluyó Lorenzo.