El Gobierno le responde al Grupo Fragata

Hernán Iglesias Illa (Secretario de Comunicación Estratégica) respondió a la carta del grupo de intelectuales opositores  

20 de agosto, 2018

El Gobierno le responde al Grupo Fragata

“Para el macrismo el problema es la sociedad argentina, a la que considera el principal obstáculo para alcanzar una supuesta ‘modernización’. En consecuencia, se plantea a sí mismo como un hecho fundacional que busca desarmar ‘hábitos populistas’ (instalados desde hace 70 años, pero también con referencias negativas a ‘los últimos 35 años’) rechazando un conjunto de prácticas, voces, procesos y memorias de la sociedad. Aspira así a iniciar una reorganización de la cultura, la política, la economía y en definitiva de la estructura social. Quiere volver a un orden y una dinámica política que existían antes que la inclusión democrática abarcara al conjunto de la sociedad”, señala el documento del Grupo Fragata, compuesto por intelectuales opositores, dado a conocer la semana pasada.

 

“Gobiernan a la Argentina como si fuera un país que debe achicarse, ‘sincerarse’, avergonzarse, retraerse. Gobiernan a la Argentina como si fuera un país de mierda”, sostiene en otro de sus párrafos, el texto del colectivo integrado por Marcelo Leiras, María Esperanza Casullo y Sebastián Etchemendy, entre otros.

 

Ayer, el subsecretario de Comunicación Estratégica del Gobierno, Hernán Iglesias Illa, salió a responder desde su cuenta en Twitter. “Disiento profundamente con la idea de que el Gobierno cree que la Argentina es un país ‘de mierda’ o que debe ‘achicarse’ o ‘retraerse’. De hecho, continuamente hacen (hacemos) referencia al potencial de los argentinos para expandirnos y convertirnos en el país que queremos”, sostuvo el funcionario de jefatura de Gabinete. Y agrega: “Al documento le cuesta reconocer un adversario legítimo. Para criticarlo hay que ponerlo en el borde de la democracia. No llegó el momento, parece, de reconocer la legitimidad política de Cambiemos o del Gobierno”.

 

 

“El Gobierno no tiene un discurso declinista, no cree que hay un paraíso perdido en la historia argentina al que hay que volver. Otro sí los tienen: algunos quieren volver a 1910, otros a 1955. El Gobierno cree que hay construir con paciencia el país que queremos”, considera el escritor y funcionario.