Revisitando la ENE

25 de julio, 2018

containers exportaciones rojo pyme mercado

 

Por Enrique S. Mantilla Presidente de CERA

 

En noviembre de 2015, el Instituto de Estrategia Internacional (IEI) de la Cámara de Exportadores de la República Argentina (CERA) publicó el documento “Estrategia Nacional Exportadora: Base del Desarrollo Sostenible”.

 

Ese documento parte de la hipótesis de que el aumento de las exportaciones es esencial para lograr un crecimiento sostenido con inclusión social y, a su vez, colocar a la economía en un sendero de desarrollo sostenible.

 

Para alcanzar estos objetivos, es necesario salir de la mentalidad dicotómica –sustitución de importaciones versus exportaciones; liberalización versus política industrial; comercio administrado versus apertura comercial– y formular una Estrategia Nacional Exportadora (ENE) que contemple los vínculos de complementariedad y alimentación positiva entre competitividad, productividad, crecimiento e inclusión.

 

Se postulaba que, con el objetivo de lograr una inserción internacional estratégica y beneficiosa para el país, es necesario que el Estado establezca objetivos y prioridades, genere apoyo político para formular una agenda común y organice estructuras para implementar la ENE.

 

La construcción e implementación de una ENE no es un proceso sencillo y requiere ser organizada dentro de un modelo de aproximaciones sucesivas. Es un proceso de cambio y, por lo tanto, se encontrarán resistencias hasta que “lo nuevo” logre una densidad tal que se produzca un proceso de aceleración.

 

La experiencia internacional indica la conveniencia de que sea una iniciativa presidencial (ver National Export Initaitive del Presidente de EE.UU., Barack Obama). Hay otros modelos para la organización de una ENE como el que promueve el International Trade Centre ITCUNCTAD-OMC.

 

En todos los casos, los esfuerzos son importantes y, para la construcción e implementación de la ENE, la designación del ministro de Producción, Dante Sica es un claro indicador de que el tema ha ganado centralidad.

 

Principios de la ENE

 

Para garantizar una mayor probabilidad de éxito de la ENE, es conveniente formularla en base a los siguientes principios (ver tabla). La palabra “inteligente”, que el Gobierno usa para calificar su política de integración al mundo, proviene del latin inter (entre) y legere (escoger), es decir, remite a la selección entre distintas opciones para resolver un problema. Pareciera que hay una mejor comprensión de que la elección inteligente, en el actual contexto, es tener una ENE.

 

Principios de la ENE
Política

de Estado

§  La ENE busca una inserción internacional que estimule el desarrollo las fuerzas productivas, la formación de empresas sustentables, la creación de empleos productivos y el crecimiento de la inclusión social.

§  Para ello, es necesario que la ENE tenga carácter de Política de Estado, es decir, es fundamental que se respalde con marcos institucionales claros y políticas públicas de corto, mediano y largo plazo.

§  A su vez, la ENE debe tener en cuenta todos aquellos planes, investigaciones y programas ya existentes en el país y que sean pertinentes para alcanzar sus objetivos. La idea es construir hacia adelante y no duplicar esfuerzos.

Creación

consultiva

§  La participación es clave para generar compromiso. Es así que el proceso de creación de la ENE debe involucrar de manera activa a un gran número de actores en un extenso proceso consultivo y con una sólida articulación público-privada.
Visión

integral

§  Se establecen prioridades en base a 3 dimensiones de la competitividad: a) la oferta (capacidad existente, posibilidades de diversificación, diferenciación y creación de valor agregado, situación del capital humano, etc.); b) el entorno empresarial (armado regulatorio y normativo, infraestructura legal y técnica de apoyo al comercio, estado de la burocracia, tiempo y costo de los trámites, etc.); y c) la demanda (acuerdos comerciales bilaterales y multilaterales, campañas nacionales e internacionales de promoción, apoyo a marcas y acceso a mercados).

§  Estas prioridades deben estar en sincronía con las metas de desarrollo del país, tales como la reducción de la pobreza (Pobreza Cero), la creación de empleo productivo, el cuidado del medio ambiente y el desarrollo e integración regional.

Visión

realista

§  Los responsables de implementar la ENE, las instituciones de apoyo al comercio y las empresas exportadoras deben fijar prioridades en base a las condiciones objetivas de la economía doméstica y mundial.

§  Las prioridades deben orientarse hacia la solución de las restricciones y hacia la detección o generación de oportunidades que tengan el mayor impacto posible sobre las exportaciones.

§  A su vez, deben establecerse medidas y procedimientos destallados para alcanzar las prioridades fijadas, como así también mecanismos específicos y transparentes de control y medición de los resultados.