La construcción ya dejó de traccionar al PIB

17 de julio, 2018

La construcción ya dejó de traccionar al PIB

 

Definitivamente el 2018 luce complicado en materia de actividad y la construcción parece dar las primeras señales de que dejará de ser la gran traccionadora que fue durante el 2017 y los primeros meses de este año. Un informe de Fundación Capital afirmó que los números ya parecen indicar que la tendencia positiva del sector, en materia de actividad, estaría aflojando.

 

Los datos que publicó el FMI en el reporte acerca del pedido del stand by por parte del Gobierno fueron desoladores para el sector: si bien toda la actividad tendrá números magros, y se espera un PIB variando apenas 0,4% promedio, lo que implica caída en el punta a punta, la inversión pública mostraría una caída de 12%.

 

 

La desaceleración ya se viene dejando ver. Desde Fundación Capital sostuvieron: “El sector comenzó a transitar una desaceleración gradual desde finales del 2017, en línea con la reducción de los gastos de capital (gasto público relacionado con infraestructura), profundizándose a partir de mayo de este año con la crisis cambiaria. De esta manera, el indicador oficial de la actividad de la construcción mostró una dinámica que fue de mayor a menor, pasando de verificar una tasa de expansión del 14,2% interanual en el primer cuatrimestre, a una del 5,8% interanual en mayo”. Y agregaron: “El índice Construya verificó una disminución interanual del 5,4% en junio y ya suma dos meses consecutivos de caídas en términos desestacionalizados”.

 

Ahí la que lidera la merma, por el propio ajuste del gasto público, es la obra pública. “Realizando un análisis desagregado por tipo de obra, la pública fue la primera en mostrar algunos números rojos. En este sentido, los registros de las licitaciones, los gastos de capital y el consumo de asfalto y cemento a granel confirman esta tendencia”, sostuvo el informe.

 

Y la privada no está sustituyendo: “La construcción privada mostró un estancamiento en los últimos meses, en línea con la volatilidad cambiaria y el encarecimiento del crédito. La superficie permisada para construir obras privadas, que puede considerarse como indicador adelantado de la dinámica del sector, presentó una merma del 22,6% interanual en el quinto mes del año, sumando su segunda baja consecutiva. Acumula una caída del 6,6% interanual en el período enero-mayo”.