La alarma por la escasa generación de dólares y la dinámica de la deuda

26 de julio, 2018

Dólar hoy

 

Por Mariano Cúparo Ortiz

 

Una discusión se cuece al margen de las grandes urgencias de esta semana: el nivel y la dinámica del endeudamiento público. La polémica entre los staff de diferentes consultoras acerca de si el ratio deuda/PIB se situaba encima del 80% o en el 65% puso al tema en las noticias y encendió algunas alarmas. Pero, claro, hay otras cuestiones que generan temores de corto plazo y que quitan a la cuestión del primer plano, como el pico inflacionario, la caída del poder adquisitivo, la recesión, la corrida y, paradoja: la pelota de Lebac, tema que alguna vez fue una preocupación sólo en el largo plazo. ¿Son preocupantes el nivel y la trayectoria del endeudamiento público en dólares?

 

La discusión sobre el tema, que se desarrolló en la semana tras las publicaciones del Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala (ITE-FGA) y Ecolatina, que calcularon a junio un ratio deuda/PIB de 87% y 80%, respectivamente. Desde Econviews criticaron esos datos y publicaron la proyección a diciembre, que muestra que, si el tipo de cambio se mantiene estable, 2017 cerraría con un ratio de 65%.

 

El profesor en Finanzas Públicas de la Universidad de La Plata, Francisco Eggers, le dijo a El Economista que, como “las proyecciones parten de supuestos que pueden o no verificarse en la práctica, es más lógico hablar de los números al 30 de junio”. Y sostuvo: “Al 31 de diciembre la deuda pública era de US$ 321.000 millones y desde entonces se emitieron bonos varias veces. Haciendo el cálculo se la puede estimar en al menos US$ 340.000 millones y ahí ya la relación deuda/ PIB daría mayor a 80%”.

 

Claramente, un nivel alto. Pero surge la pregunta. ¿Qué tan preocupante es ese nivel? Pregunta similar a la que surgía con la cuestión de las Lebac hace un año. ¿Era preocupante la bola que iba generando el BCRA con sus pasivos monetarios? El paso del tiempo convirtió a aquella mancha en el horizonte lejano en una fuente de incertidumbre de corto plazo. Hoy el Gobierno está buscando aliviar esa carga con un salto a Letes que se suscriben en pesos o Lebac y se pagan dentro de un año en dólares. ¿Hay que preocuparse por esa nueva bola?

 

Fragilidad

 

El economista del CESO Estanislao Malic considera que la medida del endeudamiento público sobre el PIB no sirve para responder la pregunta porque es sensible a las variaciones en el tipo de cambio, que lo distorsionan, y realiza un cálculo que incluye a las exportaciones, el endeudamiento en dólares con privados y el nivel de reservas: el Indice de Sustentabilidad Externa (ISEX). “Tanto el nivel de deuda como la dinámica a la que se viene desarrollando son temas extraordinariamente preocupantes”, dijo ante El Economista.

 

El ISEX daba 0,8 punto a fines de 2015, lo que ya daba cuenta de una situación de fragilidad externa (valores negativos indican amplia sostenibilidad externa y margen para generar un crecimiento sostenible), y dio 5,1 puntos para julio de 2018. Malic explicó: “La tendencia es a agravar la fragilidad externa. Para ser optimistas deberíamos ver que el ISEX se estabiliza y empieza a bajar. Lo que vemos es que no para de subir y que no cambia nada de los fundamentals. Eso sería que baje la fuga de capitales, la carga de intereses y que haya superávit externo y es absolutamente inesperado que suceda, salvo lo del superávit de balanza comercial por el camino de la recesión. Y al entrar en caminos recesivos termina creciendo la fuga, por lo cual no soluciona el problema”.

 

Mal diagnóstico

 

Coincidió sobre la necesidad de dejar a un lado la discusión sobre el ratio deuda/PIB por su volatilidad ante la devaluación, y también sobre gravedad del problema del endeudamiento en general, el ex secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen: “Lo que se puede decir ahora, con rigor, es que el manejo de la deuda que tuvo el Gobierno fue totalmente irresponsable. Es difícil de justificar en términos de racionalidad económica. Esto es un tema central. Claro, en comparación con cuestiones que te pueden explotar ahora mismo en la cara, seguro, esto te va a llevar un poco más de tiempo. Pero son temas sensibles. Está dentro de los 6 o 7 temas macro más importantes”.

 

Y agregó: “Hoy ya tenés que más de 20% de lo que recibís por exportaciones tiene que ser aplicado a pagar intereses. Eso se te puede complicar más en el próximo año. Y además tenés el interrogante de qué va a pasar con el mercado financiero internacional. El Gobierno venía con un esquema de trabajo en el que esto era un tema menor, porque creían que el mundo iba a seguir financiando, y por eso no tocaron nada la macro: al contrario. No hubo un buen diagnóstico de este tema”. Desde Ecolatina, el analista Matías Rajnerman consideró que “el nivel de la deuda al momento no es para preocuparse en términos de riesgo de default para el mediano o largo plazos, pero lo preocupante es que la capacidad de repago, es decir la generación es dólares genuinos, sigue estancada”.