Muszak: “Generamos una cartera de $ 1.200 M en sólo cuatro años”

17 de julio, 2018

Muszak: “Generamos una cartera de $ 1.200 M en sólo cuatro años”

 

Entrevista a Alejandro Muszak Wenance Por Ariel Bazán

 

En cuatro años, la fintech de créditos online Wenance escaló a una cartera activa de préstamos de $ 1.200 M –similar a un banco de mediano porte– y está en plena expansión internacional, contó a El Economista su CEO y fundador, Alejandro Muszak. Además, la empresa planea salir en septiembre con una nueva marca enfocada a préstamos personales y tiene entre sus proyectos de largo plazo convertirse en banco digital y hasta lanzar una IPO en el Nasdaq.

 

¿Cuáles son hoy los números de Wenance?

Tenemos una cartera activa de $ 1.200 millones y unos 80.000 clientes, con una tasa de crecimiento desde que arrancamos en febrero de 2014 del 15% mensual compuesta. Cuando empecé con Wenance me rodeé de gente muy buena con la que pude en sólo cuatro años hacer crecer esta empresa de $ 0 a los $ 1.200 M actuales, inclusive contra empresas que ya habían arrancado antes, como Afluenta que venía de 2009, o Moni en 2012.

 

¿Este crecimiento lo tuvieron por de su marca Presto?

Sí, Presto es una marca que se desprende de Wenance y que nace como una plataforma de crédito online de fácil acceso, con préstamos que se otorgan en ocho segundos sólo con DNI y evitando papeleos. Son créditos de ocasión, para salir de un problema puntual, con un tope de $ 20.000 y plazo corto. No tiene restricciones de score, es decir que las barreras de entrada son muy bajas, y está inspirado en modelos europeos.

 

¿En septiembre piensan lanzar otra marca?

Sí, vamos a estar saliendo con Welp, que apunta a créditos personales para diversos fines, como armar el departamento, comprar un auto, etcétera. Las tasas serán muchísimo más bajas, los montos más grandes (de hasta $ 300.000) y los plazos mayores (de 24 o 36 meses). Con Welp ya entraríamos a competir con buena parte del retailer (Efectivo Sí, Tarjeta Cencosud, Tarshop de IRSA, etcétera), con la diferencia que ellos todavía tienen locales y nosotros somos puramente online. Además, Welp va a tener adosada una tarjeta de crédito, con lo que va a tener la doble función de financiar con tarjeta y prestar.

 

Muszak: “Generamos una cartera de $ 1.200 M en sólo cuatro años”

 

¿Planean lanzar otros productos financieros también?

Sí, también tenemos en la gatera créditos online prendarios, a jovenes emprendedores, y a microemprendedores, además de un proyecto para ser nexo con el sistema bancario para préstamos hipotecarios. Después de eso, buscaremos cubrir otras necesidades financieras de los clientes, como hacer pagos o transferencia electrónicas. Es decir, apuntamos a estar en la vida financiera del cliente en su totalidad.

 

Eso suena como que apuntan a ser un banco digital…

Efectivamente, la idea es hacer el camino para que el BCRA nos otorgue una licencia para ser un banco digital, también captando depósitos. Con los $ 1.200 M de créditos que tenemos, si fuéramos un banco estaríamos de mitad de tabla para arriba.

 

¿Y están encarando también una expansión internacional?

Sí, la fase 1 de expansión fue Uruguay, donde arrancamos en modelo beta en diciembre haciendo una prospección del terreno, viendo a la competencia y empezando a prestar tímidamente. La prueba nos dio bien y entonces comenzamos a escalar el negocio: ya tenemos country manager y estamos en unas 500 ventas mensuales. Por otra parte, nos otorgaron licencia para prestar en Perú, en 15 días estamos esperando lo mismo en México, y en octubre vamos a salir en España.

 

¿Cómo fondean esta expansión regional?

Lo hicimos en el mercado de capitales a través de un fideicomiso público: de hecho fuimos la primera fintech en salir al mercado en noviembre. S&P nos puso “AA”, que es la mejor calificación para una emisión primeriza, y nos acaba de rankear de nuevo con “AA” para la segunda colocación que vamos a hacer por casi $ 200 millones. Además de esto, tenemos como canal de financiamiento líneas de redescuento en bancos y dos fondos del exterior: uno con una inversión de US$ 10 millones y otro con US$ 38 millones durante los próximos tres años. Y de acá a tres años tenemos el proyecto de hacer una IPO, idealmente en el Nasdaq.

 

¿Cuáles son las mayores diferencias que tiene su modelo con el de la banca tradicional?

Internamente, la calidad y mentalidad de los equipos, una resolución de los problemas infinitamente menos burocrática, y un mayor enfoque hacia el cliente, con rapidez en la decisión de otorgar un crédito. Además, tenemos una mirada más inclusiva, apuntamos a sectores no formalizados. Yo tengo una empleada de limpieza que tiene un score crediticio impecable pero no le prestan porque vive en un barrio carenciado y no tiene recibo de luz. Entonces, ¿por qué no le podemos dar dinero si ella es buena pagadora?… Por eso, nuestra tarjeta Welp va a tener dos focos: un público que hoy está dentro del sistema financiero y una mirada inclusiva hacia distintos sectores que están debajo de la formalidad. Ese es el gran tema pendiente de todo el sistema financiero y además es un buen mercado, ya que el 50% de la población no tiene un acceso formal al crédito y depende de una cueva o del prestamista del barrio.

 

¿Hay alguna otra diferencia con el sector bancario?

Sí, que la banca hoy está muy basada en lo transaccional: en la cuota de la Banelco, en cuántas veces usás el cajero, si sacaste plata o efectivo, el resumen de la tarjeta de crédito, etcétera. Es decir, es un modelo que gana plata en cosas que no representan la esencia misma de la banca: cuidar el dinero de la gente y prestar dinero, que es lo que motoriza la economía. Entonces, el desafío de lo online no es replicar las cosas viejas de los bancos, sino hacer algo diferente.