El IPC de junio fue de 3,7% y se cayó la primera meta con el FMI

18 de julio, 2018

indec

 

Por Mariano Cúparo Ortiz

 

El Indec publicó ayer la inflación más alta de toda la serie del IPC Nacional: dio 3,7% en junio por la suba en el precio del dólar, que impactó sobre los precios de la núcleo (que resultó de 4,1%) y especialmente sobre los alimentos (5,2%), y por los incrementos en prepagas, colectivos y trenes. Una novedad: la inflación interanual llegó a 29,5% y, así, se incumplió la primera meta intermedia que el Gobierno había arreglado con el FMI. Por eso, según lo firmado en el acuerdo, ahora habrá que sentarse con el staff del organismo a discutir la respuesta de política monetaria ante el escenario actual.

 

Meta incumplida

 

En ese sentido, todo parece indicar que las metas pautadas con el FMI, aunque están muy por encima del 15% que se habían planteado el 28-D, también son muy optimistas. Desde Ecolatina y Elypsis esperan que, en diciembre, la interanual supere la meta intermedia de 29%. Así, cerraría 2018 cerca del techo del 32% que, de ser superado, implicaría que la discusión sea con el directorio ejecutivo y que el FMI adquiera poder de veto para el acuerdo.

 

Para Ecolatina, el año cerraría en 31,5% y para Elypsis, en 31,3%, aunque podría irse más arriba “si la renegociación de contratos con las empresas relacionadas con las tarifas de electricidad, gas y combustibles no terminan siendo tan exitosas como espera el Gobierno”.

 

El economista jefe de la consultora Radar, Martín Alfie, sostuvo: “Las metas de inflación del acuerdo con el FMI son también muy optimistas. Vamos a incumplirlas permanentemente, lo que va a implicar discutir nuestra política monetaria con el staff (y muy probablemente con el directorio ejecutivo)”. Según Ecolatina, en tanto, efectivamente habrá que ir a conversar con el directorio ejecutivo en 2019, cuando el techo será un complicado 21%.

 

Desde Hacienda esperan, tal como le dijeron a El Economista, que esa parte del arreglo sea algo “más informal”. Ecolatina considera que eso no está del todo claro: “Si bien todavía no hay precisiones al respecto, esta dinámica podría endurecer aún más a la política monetaria (alza de la tasa de interés), lo que golpearía adicionalmente a la actividad y estiraría los problemas ya vigentes en el normal cumplimiento de la cadena de pagos”. Con todo, la necesidad de discutir la política monetaria con el FMI presenta alguna contradicción: el propio reporte oficial del acuerdo publicado por el FMI resalta la importancia de que el BCRA alcance mayores niveles de independencia.

 

El IPC de junio fue de 3,7% y se cayó la primera meta con el FMI

 

Desafíos complicados

 

Lo que viene a nivel inflación deja algunos desafíos bastante complejos. Para lograr estar por debajo del techo de 32%, es decir, que se dispare el poder de veto del directorio ejecutivo, tal como destacó la economista senior de LCG, Melisa Sala, “exige lograr una desaceleración a 2,1% mensual”. Y eso con unos octubre y noviembre en los que habrá nuevos tarifazos y con un tipo de cambio que todavía no garantiza haber alcanzado la estabilidad (además los precios mayoristas de junio dieron 6,5%, por lo cual es esperable que el traspaso a precios de la devaluación ya registrada siga ocurriendo).

 

De lo que parece haber pocas dudas es de que la inflación superará el 30% en 2018 y, por ende, que afectará el salario real y a la pobreza, la vara con la que el Gobierno quiere medirla. El director socio de Consultora Ledesma, Gabriel Caamaño Gómez, afirmó: “Para que el acumulado de 2018 sea menor a 30%, necesitamos una inflación promedio mensual del segundo semestre menor a 1,92%. Por ende, el verdadero partido es lograr que esté abajo de 32%. Si da más, hay que dar explicaciones y propuestas correctivas a la junta del FMI, condicionando desembolsos. Si julio da 3% o más, el acumulado de siete meses se va a 19,4%. Y ahí, para menos de 32% necesitamos una media mensual de 1,7% en últimos cinco meses”.

 

ACM: “Olvidadas las metas del 10% y 15%, el nuevo objetivo del Gobierno será no desviarse del 32% en diciembre”

 

Es decir, que el partido por el 30% ya está casi perdido. Y que el de estar por debajo del 32% tampoco está asgurado. De hecho, para Elypsis la inflación de julio estará “cercana al 3%, por la núcleo, el pass-through y el incremento en combustibles y cigarrillos”. Para Ecolatina, entre factores estacionales y traslado a precios de la devaluación, julio rondaría 2,5-3%. En ACM se mostraron un poco menos optimistas: “Julio parece tener un piso de 3,2%”.