Volvió a ganar Peña y perdió Sturzenegger

28 de diciembre, 2017

peña y macri ortodoxias

 

La política de tasas altas de Federico Sturzenegger siempre generó rispideces puertas adentro de Casa Rosada, y no porque los críticos creyeran que la inflación no fuera una mal a combatir o porque no creyeran que el instrumento por excelencia fuera la tasa de interés.

 

El problema era que eran muy altas (hasta ayer, eran más de 10 puntos positivas en términos reales) y el BCRA tenía algunos manejos cuestionados, sobre todo por el “ala política” de Cambiemos. Por ejemplo, cuando decidió dejar correr el dólar antes de las PASO, algo que motivó a María Eugenia Vidal a salir a vender los dólares del Bapro para frenar la corrida. Hasta ayer, Sturzenegger tenía el apoyo pleno del Presidente y, de hecho, las elecciones legislativas se celebraron con las Lebac cerca de 30%, toda una señal de que no había cedido a las presiones de bajar las tasas para acicatear la recuperación preelectoral.

 

Eso empezó a cambiar, y el BCRA debió aflojar. Se impuso el “ala política”, con Marcos Peña como referente (aunque no el único). Las metas del 2018 se alejaban cada vez más y la política de tasas altas tenía costos colaterales crecientes para una economía que se desacelera en el margen y que está incubando (en parte, por el atraso del dólar que generaban las tasas altas) un déficit externo que preocupa a los economistas. Ayer, el Gobierno decidió poner más esfuerzos en potenciar la actividad (vía una baja de tasas) y graduar lo que Alfonso Prat-Gay denominó “ansiedad monetaria”.

Dejá un comentario