El Gobierno recalcula y define los pasos a seguir

15 de diciembre, 2017

El Gobierno recalcula y define los pasos a seguir

 

Al cierre de esta edición, la Casa Rosada había definido su estrategia luego de una jornada de mucha incertidumbre que también repercutió en los despachos de los legisladores oficialistas. Cambiemos definió, en principio, como seguir respecto al tratamiento de la reforma previsional, acordada con los gobernadores y aprobada por el Senado. El abrupto y violento fin de la sesión de ayer, cambió drásticamente los planes del Gobierno, congeló acuerdos establecidos y complicó el estado del resto de los proyectos que estaban programados para tratar en diciembre.

 

Casa Rosada las 19 horas trascendió de las paredes de la Casa Rosada la posibilidad de que el Gobierno avance con la reforma previsional por la vía del decreto. Pese a que nunca fue confirmada esa posibilidad, sus chances de que avance se esfumaron solo unos minutos después, por un tuit de Elisa Carrió: “Carrió y la Coalición Cívica juraron respetar la Constitución Nacional y no la van a violar bajo ningún concepto. Un DNU violaría gravemente la Constitución Nacional”. El ala moderada del Ejecutivo recomendaba que se restablezca el diálogo con los gobernadores y se insista con sesionar la semana entrante. Un diputado radical aseguró, según pudo averiguar este diario, que la vía del decreto no tenía asidero y que el único camino será volver a sentar a los gobernadores en una misma  mesa. Pese a que el oficialismo legislativo ya no confía en los mandatarios.

 

Numerosas reuniones sucedieron a lo largo de la tarde. La más importante fue la que reunió a los ministros del Interior, Rogelio Frigerio, a Nicolás Dujovne, de Hacienda, al jefe de Gabinete, Marcos Peña y al presidente Mauricio Macri. El mandatario transmitió la necesidad de que avance la reforma. Frigerio advirtió sobre el impacto que tendría esta medida con respecto a los acuerdos con la oposición.

 

Congreso

 

Son varias las premisas que circulan entre los diputados oficialistas. La primera es que el proyecto no puede regresar al Senado (sucedería si recibe cambios). De esa forma, se pondría en riesgo los acuerdos alcanzados con Miguel Angel Pichetto, jefe del bloque Justicialista en esa cámara. En ese sentido, una de las estrategias sería insistir con el proyecto, pero enviar a su vez otra norma que proponga una compensación para marzo, mes en el que se realizaría la primera actualización de los haberes con el nuevo sistema (trimestral). El lunes suena como fecha tentativa para tratar la reforma en el recinto.

 

El mapa de alianzas de Cambiemos en el Congreso se encuentra en estado crítico. El Frente Renovador planteó un rechazo duro. El Bloque Justicialista (19 bancas) no ayudó en el quórum, mientras que el FpV y la Izquierda intensificaron su oposición. Será difícil que la oposición acepte tratar el proyecto en los próximos días si no se asegura ningún tipo de cambio. Los gobernadores, a su vez, no pudieron convencer a sus diputados que acompañen el proyecto. Por lo que la relación entre la Casa Rosada y las provincias también se encuentra en terapia intensiva.

 

Para el Gobierno la reforma previsional es clave. Se calcula que el Estado ahorraría, con la nueva fórmula, cerca de $100.000 millones, que servirían para financiar el pacto que se alcanzó con veintitrés provincias. Pero el costo de aprobar un proyecto que impactaría en los jubilados fue tomando temperatura en los últimos días y definió la posición de varios legisladores que a priori apoyaban el proyecto. Es clave a su vez porque es el primero de los proyectos que se iba a debatir en el marco de las sesiones extraordinarias. Ahora se deberán consensuar nuevamente todas las iniciativas.

Dejá un comentario