El FMI alertó por el “rápido aumento del endeudamiento”

29 de diciembre, 2017

El FMI alertó por el "rápido aumento del endeudamiento"

El 18 de diciembre pasado, el Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) concluyó la consulta del Artículo IV con Argentina y, hoy, el organismo con sede en Washington publicó un balance  sobre la visión de ese cuerpo en base con el informe que elevaron sus técnicos que estuvieron Buenos Aires.

 

“El Gobierno de Argentina ha corregido múltiples distorsiones y ha dado pasos importantes para restablecer la integridad y transparencia en las operaciones del sector público. Estas nuevas medidas han afianzado la economía y han corregido muchos de los más apremiantes desequilibrios macroeconómicos. Argentina está experimentando una sólida recuperación tras la recesión del año pasado y, pese a la consolidación fiscal prevista y los esfuerzos de desinflación en curso, se espera que el crecimiento se consolide en los próximos años. La inflación continúa disminuyendo, aunque a un ritmo más lento que el fijado como meta del banco central”, dice, como panorama general, el comunicado desde el FMI.

 

Sin embargo, también enhebra algunas advertencias. “El consumo privado se afianzó en 2017, gracias al aumento de los salarios reales y un dinámico crecimiento del crédito, y la inversión privada también está repuntando. Una mayor demanda interna transformó el superávit comercial en déficit e incrementó el déficit en cuenta corriente. La inflación anual descendió del máximo que alcanzó en 2016, pero siguió siendo relativamente persistente y las expectativas inflacionarias se incrementaron, ante lo cual el banco central elevó las tasas de interés. Se prevé que el déficit fiscal del Gobierno aumente en 2017, a pesar de la reducción del déficit primario, y su financiamiento ha dado lugar a un rápido aumento del endeudamiento en moneda extranjera. La disminución menor de lo previsto de la inflación y las considerables afluencias del extranjero han generado una presión alcista sobre el tipo de cambio, el cual en términos reales se ha apreciado alrededor de 3% en lo que va de 2017”, dice el reporte, aunque no aclara si ese 3% de apreciación contabiliza el corrimiento cambiario de los últimos días.

 

¿Y cómo sigue la película? “En adelante, se prevé una consolidación del PIB, una atenuación lenta de la inercia de la inflación y una reducción gradual del déficit fiscal. Se prevé que el consumo privado se afiance en 2018–19 conforme los salarios reales se recuperan del descenso que experimentaron en 2016. Se espera que para 2019 el déficit fiscal primario a nivel federal se haya reducido 2% del PIB mientras que se proyecta que las provincias reduzcan su déficit primario conforme a las metas anunciadas por las autoridades. Esto probablemente impondrá un lastre al crecimiento económico en los próximos dos años, que rondará el 2,5%. Se prevé que el continuo y cuantioso endeudamiento externo y las presiones de apreciación de la moneda en términos reales provoquen nuevos aumentos del déficit en cuenta corriente. A medida que las negociaciones salariales continúan adquiriendo un carácter más prospectivo, las expectativas de inflación deberían disminuir, dejando así margen para una reducción de las tasas de política monetaria a su debido momento. Al estar aún en un nivel alto, las tasas de interés reales frenarán el crecimiento, pero deberían facilitar el descenso de la inflación hacia niveles de un solo dígito”, agrega el comunicado del organismo que lidera Christine Lagarde.

 

El FMI alertó por el "rápido aumento del endeudamiento"

 

Y amplía: “Los directores ejecutivos estuvieron de acuerdo, en términos generales, con la evaluación del personal técnico. Encomiaron la continua recuperación de la economía de Argentina de la recesión que empezó en 2015. Felicitaron a las autoridades por haber adoptado medidas que facilitaron la reactivación económica, y por lo avances logrados en la transformación sistémica de la economía argentina, incluidos los esfuerzos desplegados para reconstruir las instituciones y restablecer la integridad, transparencia y eficiencia del Gobierno. Al mismo tiempo, señalaron que aún hay importantes desafíos pendientes y que se precisan esfuerzos adicionales”, dice la nota de prensa.

 

El FMI alertó por el "rápido aumento del endeudamiento"

 

Los directores coincidieron en que un menor déficit fiscal reduciría las vulnerabilidades externas, generaría credibilidad y ayudaría a anclar las expectativas de inflación. Muchos directores respaldaron un reequilibrio fiscal más intenso en la etapa inicial, lo cual reduciría las tasas de interés, aliviaría las presiones alcistas sobre el peso y limitaría las vulnerabilidades frente a un endurecimiento repentino de las condiciones del financiamiento externo. Varios otros directores coincidieron en la necesidad de reducir al déficit, pero a la vez señalaron el crecimiento económico potencial y el impacto social de una consolidación más rápida. En este contexto, elogiaron el hecho de que las autoridades estén dispuestas a considerar acelerar el ritmo del esfuerzo fiscal si se materializaran los riesgos al alza. Los directores indicaron que es esencial reducir el gasto público, sobre todo en los ámbitos en que dicho gasto ha aumentado rápidamente en los últimos años, en particular salarios, pensiones y transferencias sociales. No obstante, hicieron hincapié en la importancia de mitigar el impacto del reequilibrio fiscal en los segmentos más vulnerables de la población.

 

“Los directores asimismo alentaron a las autoridades a seguir reforzando el marco institucional para la política fiscal, y aplaudieron el reciente acuerdo entre los gobiernos federal y de las provincias, que debería incentivar la disciplina fiscal. Recomendaron considerar la adopción de un ancla fiscal a mediano plazo y de un mecanismo más riguroso para exigir el cumplimiento”, agrega el reporte.

 

Los directores también celebraron la reforma tributaria propuesta, “que es un buen primer paso hacia la reestructuración del ineficiente sistema tributario”. La propuesta favorece la inversión, incrementa la progresividad del sistema y reduce los factores que desincentivan el empleo formal. Los directores indicaron que se pueden tomar más medidas para eliminar los impuestos distorsivos, y advirtieron que no conviene depender de efectos inciertos en el crecimiento para compensar las pérdidas ocasionadas por la reforma tributaria.

 

Los directores aplaudieron el compromiso de las autoridades de mantener la orientación restrictiva de la política monetaria para cumplir las metas de inflación, aunque no emitieron una opinión sobre la flexibilización de la meta para 2018-2020. Insistieron en que reducir el financiamiento monetario del déficit ayudaría a afianzar la independencia del BCRA y apuntalar la credibilidad del régimen de metas de inflación.

 

Los directores subrayaron la necesidad de un programa de reforma de gran alcance en el lado de la oferta y felicitaron a las autoridades por haber eliminado los controles cambiarios y las restricciones del comercio, y por las recientes iniciativas para reducir los trámites burocráticos. Señalaron que para estimular la productividad y el crecimiento a largo plazo sería necesario acelerar la reducción de los aranceles de importación, eliminar la mayoría de los permisos de importación, retirar los obstáculos a la inversión y la entrada de empresas al mercado y adoptar medidas para promover la competencia interna. También será crucial sostener los esfuerzos en la lucha contra la corrupción. Los directores destacaron la necesidad de seguir desarrollando el sistema financiero y ampliar la inclusión financiera, y a la vez reforzar la supervisión y protección de la estabilidad financiera.

 

“Los directores solicitaron que se tomen medidas para reducir la informalidad, abordar la discriminación de género y garantizar que las ventajas del mayor crecimiento se distribuyan de manera más equitativa. La reforma tributaria propuesta debería incrementar las oportunidades de empleo formal para los ciudadanos con menos formación y para los jóvenes”, dijeron, por último, desde Washington.

Dejá un comentario