Crecimiento será “leve” en 2018, según el CESO

27 de diciembre, 2017

Crecimiento será “leve” en 2018, según el CESO

 

Según el CESO, la economía apenas se expandirá en 2018. En rigor, el think tank heterodoxo que lidera Andrés Asiain, y es muy crítico de las Macrinomics, proyecta un crecimiento “vegetativo” y “leve”. En números, apenas 0,5%-1,5%. Dependerá, explica, de las paritarias y la inflación. El número se encuentra muy por debajo de las proyecciones del mercado, que apuntan a una suba del 3% del PIB para 2018.

 

A la hora de fundamentar su pálpito pesimista, todas las miradas deben apuntar hacia el elefante en el salón: el consumo privado, que explica cerca de 70% del PIB. Allí, Asiain observa que las paritarias pelearán cara a cara con la inflación (y, en cualquier caso, no ganará por mucho), que la batalla por reducir el “costo argentino” es “nada más y nada menos que el ‘ingreso de los argentinos’” y que, además de la suba de tarifas, que complicarán los ingresos disponibles, las familias “deben pagar los créditos Argenta e indexados que tomaron en el año electoral”.

 

Tampoco parece haber margan para una recuperación traccionada desde afuera. “En el plano externo, el proyecto oficial de una Argentina abierta al mundo choca con la política proteccionista de las potencias. El torpedeo a la OMC reunida en Buenos Aires no provino de los representantes de las ONG que el Gobierno se encargó de deportar, sino del representante comercial de Estados Unidos, Robert Lightlizer, que ve a la promoción del libre comercio del organismo como un instrumento comercial para la expansión de la producción Made in China.  En la misma semana volvieron a posponerse las negociaciones de un acuerdo de libre comercio entre Mercosur y Unión Europea, donde las exigencias europeas no sólo amenazan la línea blanca, la industria metalmecánica y automotriz sino también con eliminar en los mostradores porteños las pizzas de mozzarella. Más importante aún para Argentina, la firma del acuerdo implicaría una fuerte pérdida del mercado brasileño para nuestra producción en manos de la competencia europea”, advierte el reporte.

 

Asimismo, también conspirará contra 2018 el ajuste en la obra pública. “Pasadas las elecciones, el Gobierno decidió ajustar con fuerza el desembolso de obra pública. La obra pública cayó en octubre de 2017 un 27,7% respecto al mismo mes de 2016, en especial la gestionada por el Estado Nacional (-32% interanual)”, dice Asiain.

 

“Cerrado el ciclo electoral que impulsó al Gobierno a abandonar momentáneamente su fe liberal y dar rienda al ‘populismo financiero’ (dólar barato con apertura importadora financiado con endeudamiento externo, y cierto impulso al gasto público, especialmente en obras),  parece haber llegado el tiempo de la ‘cirugía liberal’”, concluye el informe.

Dejá un comentario