Ante un mundial impredecible

18 de diciembre, 2017

Ante un mundial impredecible

 

Por Mariano Espina

 

Parece que, en la selección de las sedes mundialistas, se alterna entre un país futbolero y otro no. En 2014 tocó Brasil, que regaló uno de los certámenes más entretenidos en mucho tiempo. Pero antes había sido Sudáfrica, y ahora será Rusia, una potencia militar que ganó su chance en una designación envuelta por el escándalo de corrupción denominado FIFA Gate, que produjo el desplazamiento de  los principales dirigentes de la máxima autoridad del fútbol.

 

La novedad de Rusia como sede tendrá un factor extra: será una Copa del Mundo con un fuerte contenido político. Vladimir Putin recibirá a las principales potencias futbolísticas en un año electoral, en el que aspirará a su cuarto período como Presidente. Los comicios serán tres meses antes de que la pelota comience a rodar el 14 de junio.

 

Los tumultuosos años que ha vivido la FIFA llevó, quizás, a no despertar el entusiasmo que un mundial suele generar entre los auspiciantes. Todavía quedan espacios vacantes para los sponsors en los distintos niveles ofrecidos. Más de veinte lugares que aún no fueron ocupados. Son más de diez las marcas que sí estuvieron en Brasil, que no renovaron contrato y no está asegurada su presencia en Rusia. Se trata, entre otras, y según la consultora CSM Sports and Enterteinment, de Emirates, Sony y Castrol.

 

Argentina

 

Mucho pasó entre la final que Argentina protagonizó en Brasil y este presente. La muerte de Julio Grondona y el impacto del FIFA Gate en la AFA, que produjo una intervención y una larga estabilización, que llegó por medio de la creación de una Superliga y de la despedida del Estado como dueño de los derechos televisivos del torneo local. Sucedieron también dos finales de Copa América, tres técnicos durante las eliminatorias y una sufrida clasificación en la última fecha del torneo sudamericano, de visitante en Ecuador. Lionel Messi se retiró del equipo y regresó apenas unos meses después. Los jugadores se ofuscaron con la prensa y otras figuras comenzaron a debutar con la albiceleste. Por caso Paulo Dybala, Mauro Icardi o Cristian Pavón.

 

Según Diego Maradona, a Argentina le tocó un grupo “accesible”, pero debe mejorar porque no puede “jugar tan mal”. Con Jorge Sampaoli, la selección cambió drásticamente su planteo táctico. Y, por algunos gestos, el equipo parece haber sido dotado de mayor profesionalidad y trabajo. Argentina tiene jugadores con experiencia y talento en la mayoría de las posiciones, la tarea de seleccionar con tiempo y trabajar en base a un solo equipo será clave para llegar en forma sólida a una competencia que nos es esquiva desde hace 32 años. Tocará otra vez Nigeria, rival siempre difícil para la selección, se enfrentaron tres veces en los últimos cuatro mundiales y en todas se le ganó por solo un gol de diferencia. Croacia es de las promesas para este certamen, con un mediocampo de primer nivel: Ivan Rakitic es el 5 creativo del Barcelona, Luka Modric el 5 tapón del Real Madrid. Con una población igual a la de un municipio medio del conurbano bonaerense, lo que pueda entregar Islandia es un enigma.

 

Será, posiblemente, el último mundial -en plenitud- de una de las generaciones más talentosas que dio el fútbol argentino. Orquesta que integran, entre otros, Sergio Agüero, Angel Di María y Gonzalo Higuain, y que conduce Lionel Messi, que a los 30 años sigue siendo el jugador más desequilibrante del planeta. Una de las tareas que enfrentará el director técnico será cuanto se anima a despedir a jugadores que fueron figuras en el equipo, pero que ya no están en su mejor nivel.

 

Candidatos

 

Contrario a Argentina es lo que pasó en Brasil. Tras el 7 a 1 de local contra Alemania en la semifinal mundialista, el país vecino logró, con Tite, conformar una nueva máquina que se encuentra invicta, que se clasificó puntera en las eliminatorias, que ganó la medalla de oro en Rio 2016 y que tiene en Neymar, fútbol y carácter.

 

El grupo más competitivo tendrá al último campeón como cabeza de serie: Alemania. Jugará contra México, Suecia y Corea del Sur. Sigue siendo el principal favorito, pero que se verá ampliamente renovado en el próximo mundial con la despedida de importantes figuras como Schweinsteiger, Klose y Lahm.

 

Portugal, el último campeón de Europa, enfrentará junto al cinco veces balón de oro, Cristiano Ronaldo, a España, Marruecos e Irán. Se espera mucho de Francia, porque combina en su equipo jugadores experimentados (Evra, Giroud, Sagna), otros ya formados y en un buen presente profesional (Griezmann, Pogba, Lacazette, Varane) y también jóvenes promesas (Mbappé, Martial).

 

Europa ofrecerá competencia con dos cabezas de serie que buscarán reemplazar promesa por presente: Bélgica y Polonia. Sudamérica, en parte, ofrecerá batalla con Uruguay -grupo accesible-, Perú (comparte zona con Dinamarca y Francia) y Colombia.

 

Lo cierto es que durante unas semanas un acontecimiento deportivo concentrará la atención mundial.

Dejá un comentario