Afinidad de Piñera con presidentes de la región

20 de diciembre, 2017

Piñera

 

Con el triunfo de Sebastián Piñera en Chile, el giro a la derecha en la región se consolida.  A esa orientación responden los gobiernos de México, Brasil, Perú, Colombia, Paraguay y Argentina y algunos de ellos  buscan reformar aspectos de las gestiones nacional populistas o socialdemócratas que los antecedieron. Pero en muchos casos  se trata de cambios moderados y  sobre todo será así en el caso de Chile en donde hay consenso sobre algunas aspectos centrales de la política económica.  Aun  en Argentina, donde el cambio de gobierno supuso un quiebre mayor,  Mauricio Macri respetó algunas iniciativas del gobierno anterior que tenía aceptación social. Hoy los márgenes de diferenciación entre los gobiernos de la región están acotados y nada lleva a suponer que pueda haber tendencias definidas en una u otra dirección.

 

No aparece hoy un hecho disruptivo en la economía mundial de magnitud tal que pueda producir un realineamiento de fuerzas  políticas en América Latina. El agotamiento de los modelos con fuerte injerencia estatal llevaron en los´90 a gobiernos privatistas en casi toda la región pero el descontento social que fueron acumulando esas experiencias provocaron su  reemplazo de gobiernos de signo contrario.  A principios del Siglo XXI buena parte de los países de la región tenían gobiernos que volvían a otorgarle un papel central al Estado en la economía y en la distribución del ingreso que pudo ser financiado con el superciclo de las commodities sostenido por la irrupción de China en el comercio global a partir de 2001.

 

De todas maneras, cuando finalice el año que viene, los partidos ubicados a la derecha del espectro político tendrán menos motivos para festejar.  El motivo es que en los dos países de mayor peso económico de la región que son Brasil y México pueden ganar candidatos colocados a la izquierda. Serían los casos de Andrés Manuel López Obrador en México y de Lula en Brasil.  De darse esos resultados tendrían como compañeros de ruta a Evo Morales y Tabaré Vázquez. Pero está claro que son todos procesos de características diferentes y conducidos por figuras políticas que poco tiene en común.  Izquierda y derecha ya no son lo que eran en América Latina.

Dejá un comentario