“Confiamos en poder superar las ventas de 2016”

25 de octubre, 2017

“Confiamos en poder superar las ventas de 2016”

Con 99 años de presencia en el país, Longvie, empresa familiar dedicada a la fabricación de electrodomésticos (calefones, termotanques, cocinas, calefactores y lavarropas, entre otros), apuesta a renovar su catálogo, ampliando la oferta de productos que privilegien la eficiencia energética. Para ello, en 2016 lanzó un termotanque solar -en alianza con la mendocina Energe-, en tanto que este año casi la totalidad de sus calefones tienen encendido electrónico y vienen sin llama piloto. En momentos en que el consumo tiende a mejorar lentamente, Eduardo Zimmermann, director general de Longvie, apuesta a recuperar las ventas tras la caída del año pasado, aunque es difícil llegar a los niveles alcanzados en 2015. Éste es el diálogo que mantuvo con El Economista.

 

¿Cómo está hoy la demanda de electrodomésticos en el mercado local?

En el verano, particularmente en febrero, hubo un freno en todo el mercado por el tema de precios transparentes, no sólo en nuestras líneas. Hizo bastante ruido el tema de precios transparentes, que buscaba sincerar el descuento por pago al contado. A partir de marzo hubo una activación fuerte en el comercio, porque veníamos de un 2016 con una caída del orden del 20% en unidades respecto de 2015, que había sido un año muy bueno para nuestra línea de productos y el mercado en general. En marzo empezó a crecer el consumo y continuó en los meses siguientes, y así el primer semestre tuvo un incremento cercano al 10% en unidades respecto del año anterior.

 

Es decir que todavía el mercado no recuperó los niveles de 2015.

Correcto, todavía estamos por debajo, aclarando que ese año fue récord para nosotros porque en 2015 no había tanta venta de autos, no había créditos para la vivienda y había planes de Ahora 12 y 18 que se lanzó en septiembre de 2015. Fue un año muy positivo para todo el mercado y para Longvie en particular.

 

¿Cuál es hoy el segmento de negocios que está reaccionando más fuerte?

La estrella de este año es lavarroas y lo atribuimos a que en 2015 hicimos el lanzamiento de la línea, renovamos la fábrica por completo con una alianza de transferencia de know how y tecnología con la italiana Candy. Ellos querían traer productos y ensamblarlos y les propusimos fabricárselos en la planta de Catamarca, para lo que hicimos la inversión. Les fabricamos, le vendemos a ellos y Candy comercializa. A pesar de haber lanzado esta línea en 2016 nos pegó el efecto del mercado y este año retomamos con mucha fuerza la venta de lavarropas, que por ahora es la línea de mayor tracción en el año.

 

¿Cómo esperan que termine el año a nivel de producción y ventas?

Somos muy optimistas en la consolidación de los niveles de consumo pero el ritmo de ventas se tiene que terminar de asentar. Si al país le va mejor, posiblemente las tasas de interés comiencen a bajar en algún momento y eso, para nuestros productos, es la noche y el día, porque nuestros productos en general se compran financiados.  Aspiramos a poder terminar el año superando el 2016, aunque sin llegar a 2015 todavía. Pero en 2018 y 2019 si las tasas tienden a consolidarse a la baja, la inflación se desacelera y nosotros también hacemos nuestros deberes competitivos de seguir invirtiendo para bajar costos de producción, el consumo va a venir.

 

¿Qué monto de inversiones proyectan para 2018?

Entre 2013 y 2014 hicimos una inversión de unos US$ 10 millones en la fábrica de lavarropas de Catamarca. Pero por supuesto en una planta industrial tenemos muchísimos microproyectos para invertir y seguimos haciéndolo para seguir las tendencias del mercado. Y hay otros proyectos que son estratégicos, como los que tenemos para la línea de cocción en la fábrica de Villa Martelli (cocinas, hornos y anafes), donde trabajamos sobre el rediseño industrial de lo que ya estamos fabricando. Allí renovamos toda la línea de montaje, con una inversión de alrededor de US$ 500.000 que se hizo en dos años.

Dejá un comentario