“El bitcoin puede subir muchísimo más”

11 de octubre, 2017

Bitcoins criptomonedas

 

Entrevista a Sebastián Serrano CEO de Ripio Por Ariel Bazán

 

En una charla con El Economista, el CEO de la casa de cambios Ripio, Sebastián Serrano, explicó en detalle cómo es el funcionamiento del bitcoin, la criptomoneda de la que aún existe mucho desconocimiento y dudas. El analista no sólo cree que su actual valor, de unos US$ 4.000, no se trata de una burbuja, sino que incluso puede aumentar muchísimo más.

 

¿Como definiría al bitcoin?

Es como “la moneda de Internet” porque en parte se parece a la web, ya que es la primera red global completamente descentralizada que te permite interactuar con cualquier persona del mundo. Funciona sobre una red que no tiene ningún nodo central, sino que todos los nodos que mantienen la red (los famosos “mineros”) están distribuidos por todo el mundo. En otras palabras, el concepto de bitcoin es parecido al de Internet pero en vez de ser una red de conocimiento e información es una red de valor.

 

¿Y cómo funciona la tecnología sobre la que funciona, la llamada “blockchain” (cadena de bloques)?

Es una especie de base de datos, un libro contable que registra en “bloques” todas las transacciones hechas. No tiene un nodo central, es decir que no hay una única base de datos en un servidor, sino que son miles de servidores en todo el mundo que mantienen la seguridad de la red mediante un algoritmo llamado “prueba de trabajo”. En esta plataforma, la información (transacciones y direcciones de cada usuario) es pública, pero cada usuario se guarda en su “wallet” (billetera) una clave privada que le permite firmar las transacciones que haga.

 

¿Qué información tienen esos “bloques”?

Si la blockchain es como un libro contable, cada bloque es como una página de ese libro. Cada diez minutos los “mineros” generan un nuevo bloque y en él se asientan todas las transacciones hechas en ese lapso, excepto la primera, que es la nueva emisión de bitcoins que reciben los mineros por generar ese nuevo bloque. Cada bloque tiene un espacio de almacenamiento de 1 MB, ahora extendido a 2 MB, y la capacidad que hoy permite asentar en ellos la red es de entre 4 y 10 transacciones por segundo.

 

¿Es segura la blockchain?

Sí, su seguridad está basada en la cantidad de computo que ponen en la red los mineros. Malversar una sola transacción requeriría millones de dólares en equipamiento y energía porque para cambiar tan sólo una operación se necesitaría volver a computar todos los bloques desde esa transacción hasta la actualidad, además de mantener una cadena paralela a futuro. Entonces, lo que se asienta en la red es inmutable, ya que el costo computacional de intentar alterarlo es demasiado alto y prohibitivo.

 

¿Qué hacen específicamente los mineros?

Hay mucha gente y empresas, en su mayoría de Asia, que ponen hardware (servidores) para procesar y validar las transacciones hechas y generar cada diez minutos nuevos bloques con el registro de todas las operaciones a cambio recibir 12,5 nuevos bitcoins, que se asientan siempre al inicio del nuevo bloque generado.

 

Además de reserva de valor, ¿qué otros usos se le da más al bitcoin?

Uno es mandar divisas al exterior, ya que los envíos internacionales son mucho más económicos así que a través de un banco, sobre todo cuando son de bajo monto. También hay usuarios no bancarizados que están empezando a usarlo para compras online: de hecho, ya los sitios de videojuegos más populares del mundo aceptan pagos en bitcoins. Por otra parte, también es cierto que hay un mal uso de esta criptomoneda (delitos), pero esto no debe llegar al 5% y en el futuro va a ser aún más difícil porque el bitcoin es muy trazable.

 

Otra de las posibilidades que generaron el bitcoin y la blockchain fue la aparición de los llamados “contratos inteligentes”, ¿verdad?

Sí, los  smart contracts son la primera forma de dinero programable, es decir que se programan un conjunto de claúsulas que dicen que si pasa tal cosa ocurre otra, según un conjunto de reglas. Una forma muy sencilla de estos contratos sería construir una billetera de bitcoins entre dos usuarios y ponerle como reglas que cada uno “puede gastar hasta 1” y que para gastar más deben firmar ambos. Este sistema lo que permitirá será desintermediar a gente que lo único que hace es proveer confianza, como abogados o escribanos.

 

¿Qué provocó la división del bitcoin en “bitcoin cash”?

No fue una división, sino que se copió el blockchain de bitcoin existente en una base de datos nueva, pero con un mayor tamaño de bloques que permiten registrar más transacciones en ellos. Es decir, hasta un punto ambas monedas tienen la misma historia (por tener igual blockchain) y desde la “división” empiezan a tener historias separadas. El que tenía un bitcoin seguirá teniéndolo, pero además tendrá un bitcoin cash en la nueva red. Lo interesante fue que, luego de esto, la valuación de mercado de ambas redes fue mayor que al momento anterior, lo cual podría mostrar que la discusión que había previamente sobre la escalabilidad de la red original (y que provocó la “división”) le estaba restando valor al bitcoin.

 

¿Qué diferencias tienen otras criptomonedas con el bitcoin?

Las más interesantes de las que hay son las que tienen algún desarrollo particular: por ejemplo, Ethereum tiene un enfoque muy grande en contratos inteligentes, con un lenguaje “Turing completo” que permite programar cualquier cosa, mientras que el bitcoin es más restrictivo y conservador. Por su parte, Z-Cash usa una tecnología llamada “Zero Knowledge Group” que le da mucha más privacidad a la red, mientras que en bitcoin todas las transacciones están registradas en el blockchain y cualquiera puede verlas. También hay monedas para un solo caso de uso, como File Coin, que está construyendo un mercado de almacenamiento en el que los usuarios pueden compartir su espacio libre en disco a cambio de filecoins. Y hay proyectos incluso que están haciendo mercados de ancho de banda.

 

¿Existe una burbuja en el valor del bitcoin?

Hoy el bitcoin vale US$ 4.000, cuando a principios de año estaba US$ 1.000 y hace dos años US$ 300, y lo que disparó su precio es que hay muchos más usuarios en la red: el año pasado había menos de una transacción por segundo y ahora estamos en cuatro. Con el bitcoin la emisión está completamente programada, se sabe exactamente cuántos hay ahora y cuántos van a haber hasta llegar al tope de 21 millones de unidades. Esta emisión limitada generará una escasez y a medida que vaya creciendo la demanda de la red los bitcoins tenderán a valer más.

 

¿Pero a cuánto escalará su valor entonces?

Muchas estimaciones le dan valores constantes más altos. Por ejemplo Tim Draper, que fue el primer inversor en Skype, Hotmail y Tesla, estima que en un par de años valdrá más de US$ 30.000, y Jeremy Lewis, el primer inversor en Snapchat, cree que llegará a entre US$ 500.000 y US$ 1 millón. Estas estimaciones se dan pensando en que si el bitcoin se convierte en el “oro digital” (como refugio de valor) debería valer más. Personalmente, estoy seguro de que esta tecnología está para quedarse y va ser muy disruptiva, pero también es cierto que esta es la primera iteración (repetición) y por eso hay que tomar con pinzas los pronósticos. En el corto plazo puede ser que baje un poco, pero en unos diez o veinte años creo que pueden pasar dos cosas: o su valor trepa hasta valores muy altos, como unos US$ 500.000, o no vale nada.

 

¿Qué le aconsejaría al que piensa invertir en bitcoins?

Yo compraría un poquito todos los meses (no hace falta comprar un bitcoin entero, sino que se pueden adquirir fracciones más chicas cuya menor medida es un Satoshi) durante un año porque aún persiste la duda de si estamos ante una burbuja. Yo no creo que esto sea una burbuja, pero sí podría haber una corrección importante por toma de ganancias, considerando que el bitcoin subió de US$ 1.000 a US$ 4.000 durante el año. Pero de lo que no tengo dudas es que si esto funciona y se termina convirtiendo en el “dinero de la Internet” va a valer muchísimo más.

 

Dejá un comentario