Zedillo dijo que los riesgos provienen desde el populismo

26 de septiembre, 2017

Zedillo dijo que los riesgos provienen desde el populismo

 

En su disertación en el marco de las Jornadas Monetarias y Bancarias 2017, Ernesto Zedillo se apartó ligeramente del temario preseteado (desinflación y estabilidad financiera) y se metió de lleno en la lógica del populismo y ofreció un interesante ABC sobre cómo funciona. Es que, además de economista, Zedillo fue presidente de México entre 1994 y el 2000, hoy maneja el Centro para el Estudio de la Globalización de la Universidad de Yale y es uno de los latinoamericanos más influyentes de Washington.

 

Comenzó hablando –con una visión bastante pesimista– sobre los desafíos de la economía global, que aún no logra recuperar el ritmo de crecimiento previo a la crisis desatada tras la caída de Lehman Brothers allá por 2008 y, naturalmente, su discurso (pronunciado en inglés) fue virando hacia la política. Es que ahí, cree Zedillo, están los principales riesgos para una eventual nueva crisis global. Más específicamente, en el “el populismo norteño y no tropical” que tiene, hoy, como principal estandarte a Donald J. Trump y que parece echar por tierra años de avances en la diplomacia multilateral a favor de un unilateralismo peligroso.

 

Zedillo aprovechó su pertenencia latinoamericana a reseñar cómo terminan los populismos. Sí, mal. “Nosotros sabemos algunas cosas sobre el populismo”, dijo, y su recorrido argumental fue, ciertamente, tan interesante como sus conclusiones. “Los populistas buscan popularidad y poder haciendo propuestas endulzadas para entregar soluciones mágicas a los problemas reales, como la pobreza, la exclusión social, la inseguridad o la falta de oportunidades económicas”, planteó Zedillo. “Todos dicen encarnar el pueblo, pero esos líderes populistas no reconocen a aquellos que no los defienden y los consideran el enemigo del pueblo”, sumó. “Los populistas, en realidad, desprecian el pluralismo (…) e incapacitan a las instituciones para que funcionen como contrapesos del Poder Ejecutivo”, sentenció.

 

 

Una interesante arista que recorrió Zedillo es el rol de las élites en el éxito de los populismos. “Los populistas se instalan en el poder encontrando el apoyo en los ciudadanos que están enojados y resentidos contra la élite económica. Una vez en el poder, los populistas y los líderes van a perseguir su acomodo mutuo. Por un tiempo, juegan un juego idiota y las élites terminan alimentando las ambiciones narcisistas y mesiánicas de los líderes. Eso dura mientras la economía no esté en problemas. Cuando empieza la desconfianza entre unos y otros, allí surgen los problemas”, dijo el ex presidente de México, quien no dejó de fustigar el populismo durante casi 45 minutos y dijo que los más pobres son quienes, en definitiva, son los que más sufren. “Los líderes populistas han fracasado en América Latina”, dijo. “Aquellos que están jugando con experiencias populistas deben entender bien los fracasos que ha tenido”, dijo y manifestó que eso es clave mientras la región intenta dejar atrás el populismo.