“Una economía con tasas muy altas está enferma”

25 de septiembre, 2017

“Una economía con tasas muy altas está enferma”

 

Entrevista a Germán Fermo UTDT Por Ariel Bazán

 

En una entrevista con El Economista, Germán Fermo, director de la maestría en finanzas de la UTDT y main speaker en un ciclo charlas de asesoramiento financiero por streaming, consideró acertada la política monetaria de tasas altas que está llevando el Banco Central. Si bien reconoce que esto frena el crecimiento, sostiene que “es una medicina dura” que habrá que tomar por unos cinco años para sanear la inflación y que eso permitirá sentar las bases para que la economía pueda crecer. Según dijo, que el BCRA deba tener las altas altas son un claro síntoma de que aún “la economía está enferma”.

 

¿Cómo lee el resultado de la megalicitación del martes de las Lebac?

El martes, el BCRA cerró sin cambios en 27,35% las Lebac “largas” y en la parte corta de la curva ya el mercado secundario había anticipado una baja de unos 30 puntos básicos, lo que fue convalidado por el BCRA. Esto significa que, al aumentar los rendimientos en las Lebac más largas, está tratando de seducir al mercado para que se vaya a la parte larga de la curva y de esa forma alivianar los vencimientos que le vienen cayendo todos los meses. Ya se ve que hay una parte importante del mercado que se está yendo a un año de plazo y, por lo tanto, está funcionando la estrategia de la entidad para descomprimir vencimientos. Pero, más que lo que pasó el martes, lo más interesante es lo que pasó al día siguiente.

 

¿Qué pasó?

El martes las Lebac más largas se convalidaron a una tasa de 27,35%, pero el miércoles en el mercado secundario se “tradeaban” a 26,90%, es decir que hubo una baja fuerte de 45 puntos básicos en un día. Esto muestra que el mercado salió a comprar la parte larga de la curva porque ve la oportunidad de ir a buscar una tasa muy alta previendo que posiblemente esto no se mantenga por mucho tiempo, ya que el BCRA empezará a tener resultados en su batalla contra la inflación. Es posible entonces anticipar un sendero razonable de baja de tasas y, en este escenario, los operadores consideraron que les convenía llevarse esta tasa del 27,35% rápido antes que desaparezca.

 

En este escenario, ¿sigue siendo un buen negocio el carry-trade?

Sí, es buen momento para esta operatoria. Haciendo una cuenta rápida, hoy una Lebac a ocho meses te da 27% anual y a ocho meses un 18% en pesos. Si la inflación fuera del 9% en esos ocho meses, estamos hablando de una tasa real en pesos de 9%, y si el dólar más o menos acompaña a esa inflación, tenemos un retorno en dólares del 9%.

 

¿Seguirá por mucho más este período de tasas altas?

Todavía tiene para largo rato, nos espera un 2017 de tasas altas y un 2018 igual, por lo menos el primer semestre. Esto está hablando de lo costoso que es para una sociedad “desinflacionarse” y que llegar a una inflación de un dígito va a llevar unos cinco años de política monetaria dura. Espero que los argentinos hayamos aprendido y cuando venga otro “erudito” a querer financiar gasto público emitiendo pesos le digamos “no, esta vez no lo hagas”, porque después nos vamos a tener que bancar cinco años de política monetaria restrictiva. Por otra parte, no creo que vaya a afectar la credibilidad del BCRA no alcanzar la meta inflacionaria del 17% porque eso no es un error suyo sino que muestra lo difícil que es bajar a un dígito una inflación del 40%.

 

¿Es viable un crecimiento económico con este nivel de tasas?

Aquellos que cuestionan cómo se puede producir con este nivel de tasas, la respuesta es que obviamente no se puede, pero para poder producir y llegar a una economía estable primero hay que solucionar una de las distorsiones más tremendas que tenemos: la inflación. Y para solucionarla tenés que bancarte un período de medicina dura y fuerte de suba de tasas, que es la que viene ejecutando el BCRA durante 2016, 2017 y probablemente durante 2018. De hecho, el carry-trade, que desde el punto de vista financiero es muy rentable, está denotando que una economía que tiene tasas muy elevadas, está enferma.

 

¿Que aciertos y equivocaciones tuvo el Gobierno hasta ahora?

Este primer mandato de Macri, ya que es probable que haya un segundo, va a tener tres grandes logros: dos ya se consiguieron, que es la eliminación del cepo y la salida del default, y en tercer lugar va a venir la desinflación. Aún hay una asignatura pendiente, que es que el déficit fiscal está por encima del 7% del PBI y eso es insostenible a 5, 6 o 7 años vista. Ahí va a tener que haber una corrección importante, que no creo que la tengamos en estos primeros cuatro años y eventualmente tendrá que intentarse en un segundo mandato.

 

Usted mencionó varias veces de que las restricciones sociales fueron una gran traba para implementar los cambios necesarios para corregir las distorsiones…

Sí, estoy empezando a entender lo tremendamente significativa que es la restricción social en esto. Cuando asumió este gobierno tenía una expectativa de cambio un poco más rápida, pero me di cuenta de lo complicado que era cuando se intentó activar el ajuste tarifario. Hoy no sólo tenés una parte de la sociedad cuyo nivel de pobreza no le permite hacer frente a un ajuste tarifario, sino que hay otra que puede pero no quiere hacerlo. Convencer a esta parte de la sociedad va a llevar años enteros, que puedan entender que esquivar el ajuste es complicarnos a nosotros mismos a largo plazo.

 

Usted dijo también que este Gobierno hacía un “populismo blando”, ¿a qué se refiere?

A que el Gobierno se está concentrando en expandir la economía a fuerza de gasto público y shock de consumo. Es decir, está empezando por el final, ya que normalmente una economía sana primero ahorra, después invierte, luego crece y finalmente consume. Ojalá intentemos llegar a eso, pero para eso necesitás convencer a una sociedad que está muy confundida y en el medio estamos transicionando desde populismo delirante (del kirchnerismo) a uno blando (con este Gobierno). Ojalá tengan la mesura de entender que eso sólo puede funcionar si uno lo entiende como una transición hacia algo mejor, de lo contrario vamos a terminar como siempre…