Pronósticos favorables para la economía brasileña

21 de septiembre, 2017

Brasil crecimiento

 

En su Informe Trimestral de Inflación, elaborado sobre la base de los pronósticos de los analistas de mercado, el Banco Central proyecta una suba del Indice de Precios al Consumidor Amplio de 3,2% en 2017 y de 4,3% y 4,2% en los años siguientes. La meta de inflación para este año y el próximo es de 4,5% con una tolerancia de 1,5 puntos para arriba o para abajo con lo cual en 2017 la suba de precios estará cerca del piso aceptado por el BC.
A su vez, se pronostica que el dólar se cotizará a 3,2 reales a fines de este año y a 3,3 reales en diciembre de 2018. Por otra parte mejoraron las perspectivas de crecimiento del PIB en 2017 con relación al informe anterior al pasar de 0,5% a 0,7%. Para 2018 se proyecta una suba de 2,2% pero en el caso de la industria sería de 2,6%.

 

Este año, el superávit comercial sería de US$ 61.000 millones y para 2018 se pronostica una suba de las exportaciones de 4% y de las importaciones de 6%

 

El impacto en Argentina

 

Para Argentina, el escenario económico de Brasil está cambiando rápido y de manera positiva porque la recesión quedó atrás y el crecimiento será más relevante el año que viene. Un dato adicional es que la expansión del sector manufacturero será aún mayor y eso favorece más a Argentina, dado que su industria es proveedora de la brasileña, que si el crecimiento fuese sobre la base del sector agropecuario.

 

También es una buena noticia que en 2018 en Brasil crecerán más las importaciones que las exportaciones aunque el déficit argentino en el comercio bilateral seguirá siendo importante y explicará algo más del 10% del superávit brasileño.

 

Tampoco se espera una devaluación de la moneda brasileña porque el tipo de cambio real sería similar al de este año aunque puede haber una tendencia a la apreciación si se incrementa, si como todo indica, el ingreso de capitales siga siendo relevante. Por supuesto que Brasil también tiene muchos desafíos pendientes más allá de la mejora de los indicadores macroeconómicos. Uno de ellos es incrementar la tasa de inversión más allá de que tiene una elevada capacidad ociosa en muchos sectores y por ese motivo la recuperación del empleo será lenta. También debe cambiarle el sesgo creciente hacia la primarización de las exportaciones para lo cual se han puesto en marcha una serie de reformas estructurales que permitan mejorar la competitividad del país.

 

El IPCA-15 en septiembre

 

El IPCA-15 que en buena medida anticipa la inflación oficial de Brasil muestra un incremento de 0,11% en septiembre,  el registro más bajo para un mes de septiembre desde 2006. A su vez, el acumulado en los doce que finalizaron en septiembre fue de 2,56% , el menor nivel desde 1998.