Perspectivas optimistas, dato clave para Cambiemos

Las perspectivas optimistas atraviesan a buena parte del electorado y Cambiemos parece consolidarse como fuerza nacional

25 de septiembre, 2017

Perspectivas optimistas, dato clave para Cambiemos

 

En Casa Rosada pueden ensayar una sonrisa. Las perspectivas optimistas atraviesan a buena parte del electorado y Cambiemos parece consolidarse como fuerza nacional. Esto es lo que surge, por lo menos, de una encuesta a nivel nacional y otra entre bonaerenses de la consultora Opinión Pública, Servicios y Mercados (OPSM), que dirige Enrique Zuleta Puceiro.

 

En estos sondeos, que se dieron a conocer ayer, el Gobierno se hace fuerte a partir de la mirada crecientemente positiva sobre su gestión y sobre el desempeño del presidente Mauricio Macri. Tanto a nivel nacional como en la provincia de Buenos Aires, la gestión de Cambiemos parece haber ganado mayor márgenes de maniobra luego de las primarias de agosto. Y consolida un rasgo que había sido característico de los casi dos años de gestión: el optimismo en la caracterización del futuro, más allá de los resultados. Algo, por otra parte, que parece haber enderezado en los últimos meses. Esto lo lleva a obtener algo más de 40% a nivel nacional, bastante lejos de la segunda fuerza, en términos de intención de votos. Mientras que en el escenario bonaerense puede mostrar una leve ventaja de sus candidatos frente a los de Unidad Ciudadana, en la elección que concentrará la mayor cantidad de miradas.

 

Perspectivas optimistas, dato clave para Cambiemos

 

Perspectivas

 

Entre los bonaerenses, cuando se pregunta cómo caracterizaría la situación del país, predomina el regular, con 37,9%, contra un decreciente 36,8% que la señala como negativa: en julio, los críticos llegaban al 43,2%. En tanto que también ganó terreno la consideración positiva. Saltó de 18,2% a 25,3% en dos meses. Estas percepciones están acompañadas por la evolución del desempeño de Macri como presidente. Descendió más de 9 puntos la opinón negativa, hasta el 29,6% de hoy, mientras que la positiva tuvo una más leve oscilación a favor de tres puntos: de 33 a 36. Y, también, por el apoyo a la gestión de Cambiemos. En los últimos dos meses ganó cinco puntos, llegando en septiembre a 55,6%, mientras que descendió en tres puntos el rechazo: de 47,4% a 44,2%.

 

No obstante, es en las perspectivas optimistas de los encuestados, donde Cambiemos obtiene el mayor rédito. El 59,5% considera que las cosas “mejorarán”, mientras que el 23,7% es más pesimista y dice que “empeorarán”. La primera de las curvas es ascendente; la segunda, descendente, de manera más pronunciada. En términos más estrictamente económicos, la diferencia es menor. Mientras que el 53,9% es decididamente optimista, el 43,5% es mucho más pesimista.

 

A nivel nacional, como se dijo, la percepción es mejor para el Gobierno. El 37% de consideración crítico sobre la situación actual resulta parecido al bonaerense, pero se incrementan los que tienen una mirada más benévola: éstos llegan al 30,3%. En tanto, el desempeño de Macri también tiene mejor recepción: llega al 42,6% de aceptación, aunque también es algo mayor la consideración negativa, que está en 32,4%. El nivel de apoyo, a su vez, también es mayor en el interior. Alcanza el   63%, contra el 35,6% de rechazo. Algo parecido sucede sobre las perspectivas. El 62,7% sostiene que las cosas tenderán a mejorar bajo el gobierno de Cambiemos; en tanto, la mirada pesimista llega al 29%. Estos números, no obstante, parecen entrar en contradicción con la caracterización de la política económica de Macri y su equipo y el grado de distancia con ésta. Allí el 48,9% sostiene que se siente lejano; en tanto, algo de 31% muestra cercanía. Otra dato que marcaría cierta contrariedad es el que señala que el 43,4% considera que vivía mejor durante la gestión de Cristina Kirchner, por encima del más escueto 26,4% que señalan que hoy están mejor. Las perspectivas optimistas, por cierto, tienen su peso. También las explicaciones que van más allá de lo estrictamente económica, aunque la economía sea una materia menos hostil para el gobierno de Cambiemos.

 

Perspectivas optimistas, dato clave para Cambiemos

 

En las urnas

 

En cuanto a los escenarios políticos, Cambiemos logra consolidarse como fuerza nacional de cara a las generales. En la encuesta que incluye a todo el país, la alianza de Gobierno obtiene 40,2% de intención de voto, más allá de los candidatos distritales. En segundo lugar se ubica el kirchnerismo, con su Unidad Ciudadana en provincia de Buenos Aires y algunos pocos distritos extra. Obtiene el 23,2%, por encima de Partido Justicialista en sus distintas variantes, con 10,8%, y la alianza 1País-Frente Renovador, con 10,1.

 

En territorio bonaerense, el escenario aparece hoy como más parejo, según este sondeo de Zuleta Puceiro. En una especie de empate técnico, aunque con Bullirch por encima de Cristina Kirchner. La diferencia es de 1,1% en favor del candidato a senador nacional de Cambiemos. En tercer lugar se ubicaría Sergio Massa y 1País, con 13,9%, reteniendo buena parte del voto obtenido en las primarias. El Frente Justicialista Cumplir de Florencio Randazzo, en tanto, sería mucho más perjudicado por la polarización en curso. Quedaría en quinto lugar, por debajo incluso del Frente de Izquierda y los Trabajadores. Randazzo perdería, según esta encuesta, más de la mitad de los votos obtenidos el 13 de agosto. Por último, entre los que todavía no decidieron su voto, sólo el 13,1% dijo que podría hacerlo por Bullirrch; mientras que el 45% se inclinaría “probablemente” por la candidata de Unidad Ciudadana. En cuanto a la lista de diputados nacionales, la de Cambiemos que encabeza Graciela Ocaña se lleva 38%, contra 35,5% que arrastra la nómina que tiene a la economista Fernanda Vallejo en primer lugar.