El país sube en ranking de competitividad, pero aún sigue muy lejos

27 de septiembre, 2017

El país sube en ranking de competitividad, pero aún sigue muy lejos

 

El World Economic Forum (WEF) acaba de publicar una nueva edición del Global Competitiveness Report. Como ocurre en la vida, hay una visión vaso medio lleno (Argentina escaló nada menos que 12 posiciones) y otra opuesta (el país está en la posición 92º y, en algunas subcategorías, en la cola). Asimismo, en la región, Argentina rankea 12º en la lista de 20 países que lidera, hace rato, Chile.

 

Primero, ¿qués es el Global Competitiveness Report? Explica Carlos M. Belloni desde el IAE Business School, partner del WEF en la elaboración del índice: “Es un informe que busca medir la competitividad de los países de acuerdo con diversas variables tales como el conjunto de instituciones, políticas y factores que determinan el nivel de productividad de la economía. El índice de competitividad está constituido en base a doce pilares que se agrupan en tres grandes ejes de trabajo: eequerimientos básicos, potenciadores de eficiencia e innovación y sofisticación. Para medir el nivel de competitividad se utiliza información cuantitativa obtenida de organizaciones internacionales como el BM, el FMI y la UNESCO, entre otras. Esta, a su vez, se combina con encuestas cualitativas de opinión realizadas a los empresarios más importantes de cada país canalizándolas a través de instituciones académicas asociadas al WEF. Los 137 países relevados en el presente informe representan el 98% del PIB mundial, transformando al Global Competitiveness Index en el índice de competitividad internacional más importante”.

 

El país sube en ranking de competitividad, pero aún sigue muy lejos

 

Los resultados del reciente informe ubican nuevamente a Suiza con 5,86 puntos en el primer lugar por noveno año consecutivo mientras que en el otro extremo se ubicó Yemen, con 2,87 puntos. En el segundo lugar, y muy cerca de destronar a Suiza, se ubicó Estados Unidos con 5,85 puntos seguido por Singapur con 5,72 puntos, intercambiando posiciones entre ambos respecto del informe anterior. En el cuarto y quinto lugares se volvieron a ubicar Holanda y Alemania, sin cambios respecto al año anterior. En los cinco lugares restantes, el cambio fue el importante ascenso de Hong Kong, escalando tres posiciones al pasar del noveno al sexto lugar. Completan Suecia, Reino Unido, Japón y Finlandia.

 

Agrega Belloni: “Argentina obtuvo un puntaje de 3,95 puntos mejorando así doce lugares respecto del pasado informe y ubicándose entre las 100 economías más competitivas luego de estar afuera en las cuatro ediciones precedentes. Con ese puntaje se ubicó en el puesto 92 del ranking global, la mejor posición desde el 85º sobre 142 obtenido en 2011-2012”.

 

Según el WEF, el gran avance de Argentina se debió fundamentalmente a las mejoras en los pilares pertenecientes a los ejes requerimientos básicos e innovación y sofisticación. En particular, el pilar instituciones mejoró de manera significativa y consistente (17 posiciones), reflejando la renovada confianza en las instituciones públicas y privadas. La disponibilidad tecnológica, la sofisticación en los negocios y la innovación también mejoraron, señalando un proceso de reconversión y reflejando nuevas fuentes de crecimiento.

 

Como dato adicional, el WEF continúo categorizando a Argentina como un país en “transición de la segunda fase a la tercera” y, según los empresarios argentinos, el país hoy se encontraría en un proceso de transformación hacia una economía innovadora.

 

En cuanto a los resultados específicos, el tamaño del mercado es el pilar mejor posicionado (32º sobre 137), seguido por la educación superior y formación (38º), la salud y educación primaria (64º) y la disponibilidad tecnológica (66º). El rendimiento del país sigue siendo pobre en cuanto a eficiencia de los mercados de bienes (133º), eficiencia en el mercado laboral (132º), entorno macroeconómico (125º), desarrollo del mercado financiero (121º) e instituciones (113º).

 

Por último, el informe también hace referencia a los principales factores que hacen más difícil realizar negocios en Argentina. Al igual que en el informe del año pasado, los dos principales problemas siguen siendo la inflación (20,7% de los encuestados) y la presión impositiva (20,2%), con mayor crecimiento en el último caso.

 

“Para la próxima encuesta se espera que Argentina siga mejorando la competitividad. La recuperación de la economía y la reducción de la inflación favorecerá el desempeño del país en el pilar del entorno macroeconómico. La mayor apertura comercial, la reforma tributaria y la reforma laboral permitirán mejorar significativamente la consideración de los empresarios sobre los pilares que componen el eje de eficiencia”, concluyó Belloni.