“No la imagino a CFK nuevamente como alternativa de Gobierno”

4 de septiembre, 2017

“No la imagino a CFK nuevamente como alternativa de Gobierno”

 

Entrevista a Claudio Poggi Cambiemos San Luis Por Mariano Espina

 

Uno de los resultados que más sorprendió en la noche del 13 de agosto, durante el recuento de las PASO, fue la ventaja por más de quince puntos que Claudio Poggi, candidato a senador por Avanzar – Cambiemos, le sacaba al Frente Unidad Justicialista, el partido del gobernador Alberto Rodríguez Saá y que lleva como candidato a su hermano Adolfo.

 

“Queremos plantear una alternativa de Gobierno para la provincia en 2019, pero no hay 2019 sin 2017, por eso estamos poniendo todo el esfuerzo ahora, con matices, pero con la coincidencia de que tenemos una importante oportunidad en la provincia”, asegura el diputado y exgobernador puntano en diálogo con El Economista, que se alió a Cambiemos para conformar un frente que debutó de forma exitosa.

 

En el resultado de San Luis, ¿que influyó más: el contexto distrital o el nacional?

Fue una confluencia de varios factores. Lo que se votó fue más que una elección de medio término. Se votó el deseo mayoritario de una alternancia política provincial, que se va a formalizar en 2019. Estamos transitando un final de ciclo natural de un poder de más de treinta años.

 

En estas elecciones usted compitió aliado a Cambiemos mientras que los Rodríguez Saá se acercaron al kirchnerismo. ¿Cree que ambos factores ayudaron a polarizar la elección?

Fue un factor que sumó, el presidente Mauricio Macri ya había recibido en 2015 un buen respaldo en la provincia.  Los Rodríguez Saá en parte decidieron alinearse con los sectores más radicalizados del Frente para la Victoria. Esa situación nacional contribuyó al triunfo por casi veinte puntos.

 

¿A que atribuye la mala elección de los Rodríguez Saá?

Estamos transitando un final de ciclo, natural. Ellos vienen desde el 1983, y aspiran a continuar durante diez o quince años más. Las mismas personas, dos hermanos. Es la misma democracia la que va a decidir terminar con este ciclo. Nadie habla de destruir el pasado, para nada, hay que cuidar todo lo hecho pero queremos otro futuro.

 

Al gobernador le molestó la férrea crítica que usted hizo a Compromiso Federal, debido a que formó parte de ese espacio y gobernó la provincia siendo impulsado por los Rodríguez Saá.

A través de mi partido, dentro del espacio de los Rodríguez Saá, comenzábamos un trasvasamiento generacional muy importante. Pero después de 2015 retrocedimos, Alberto Rodríguez Saá me entregó la banda de gobernador en 2011 y yo se la entregué cuatro años después. Eso, a juicio de miles de sanluiseños, fue un retroceso institucional y lo que está demandando el pueblo es una mayor calidad institucional.

 

¿Se ve peleando por la gobernación en 2019?

Queremos plantear una alternativa de Gobierno para la provincia en 2019, pero no hay 2019 sin 2017, por eso estamos poniendo todo el esfuerzo ahora, con matices, pero con la coincidencia de que tenemos una importante oportunidad en la provincia.

 

Usted es un aliado del Gobierno, con origen en el peronismo. Desde esa perspectiva, ¿cómo describiría a Cambiemos?

Es nuestro aliado como frente en San Luis y que recibió por parte de la mayoría de los argentinos un voto de confianza. Como dirigente del interior y exgobernador deseo que al presidente Macri le vaya bien, y coincido con su visión de definir políticas de Estado que trasciendan los períodos electorales. Son visiones a largo plazo que no se transforman de un día para el otro, pero si se mantiene el rumbo, es el camino acertado.

 

Es decir, respalda las medidas del Gobierno pese  a la demora del crecimiento de la economía.

Creo que el rumbo es correcto. Llevará unos años cristalizarlo, no es fácil hacer un cambio en una política pública de la noche a la mañana, pero si se persiste más temprano que tarde comenzará a traducirse en beneficio para la sociedad.

 

Es posible que a partir del 10 de diciembre comparta recinto en el Senado junto a la exmandataria Cristina Kirchner. ¿Qué cree que va a producir el reingreso de CFK al Congreso?

Es una voz calificada por su trayectoria pero me parece que no va a pasar de eso. No la imagino como alternativa de gobierno nuevamente.

 

No encendería las alarmas entonces.

Hasta que no se despeje el camino de los Rodríguez Saá, de las Cristinas, de los que están años y años en el poder, no va a existir una renovación real de la dirigencia. Una gran debilidad del dirigente político en Argentina es que quizás ha tenido buenas elecciones o buenos mandatos pero no identifica el momento de dar un paso al costado y eso es un déficit que tenemos.

 

¿Qué opina de la disputa que enfrenta a los gobernadores del interior con la provincia de Buenos Aires por el Fondo del Conurbano?

Hay que sentar una mesa a gobernadores y Estado Nacional y redefinir la distribución primaria para que las provincias no vean resentidos sus recursos. Pero debe darse una discusión general. Y debe retomarse lo exigido por la Constitución en 1994 de crear un nuevo régimen de coparticipación general en donde se ajusten los servicios que presta cada nivel de gobierno acorde a sus recursos. Es complejo pero hay que hacerlo.