El negocio integrado, el ADN de Ledesma

4 de septiembre, 2017

agroindustria Ledesma naranjas trabajo industria agro

 

Por Eliana Esnaola

 

Ledesma es una empresa agroindustrial argentina con más de cien años de trayectoria. Históricamente reconocida por la producción de azúcar y papel, en los últimos años ha tomado protagonismo por la generación de energías renovables. El complejo agroindustrial ubicado en Libertador General San Martín, además, produce cítricos (fruta fresca, jugos y aceites). En el noroeste de Argentina conviven la producción y la conservación del medio ambiente.

 

Aproximadamente 8.000 personas trabajan en la compañía, de las cuales 6.000 están en el complejo agroindustrial de Jujuy. Hace cincuenta años que cotiza en la Bolsa porteña con un capital flotante cercano a 8%. En una recorrida por el complejo en la que participó El Economista junto a otros medios, Federico Gatti, administrador del ingenio, comentó que en término de negocios el que mayor importancia tiene en la facturación es el azúcar, luego el alcohol, seguido por el papel y, en cuarto lugar, el agrícola.

 

Todo se transforma

 

La legendaria empresa conducida por Carlos Blaquier exhibe una cultura de negocio integrado. Tanto es así que, con el correr de los años, a partir de la caña se obtienen azúcar, papel, alcohol y energía.

 

“El 10% de la caña se destina a la producción de azúcar o alcohol y el 14% de la caña, que es fibra, se usa: el 7% para el papel y el otro 7% para energía. El 75% restante es agua”, explicó el ingeniero agrónomo Jorge Gómez, gerente de Cañaverales, quien hace 22 años que trabaja en la empresa.

 

El azúcar fue el primer negocio de la empresa y está destinada al mercado interno, y sólo se exporta el 10%. “El mercado del azúcar es distorsivo en el mundo, especialmente en Argentina. Hay que buscarle usos alternativos. Actualmente, Ledesma maneja el 18% de la oferta en el país”, sostuvo Gatti.

 

Con respecto al alcohol que se obtiene de la caña, tiene tres destinos: el 90% para  bioetanol y el 10% se lo venden a licoreras y a industrias farmacéuticas.  Aquí resulta necesario destacar la experiencia de Ledesma en relación a la obtención de bioetanol. A partir del 2010, la empresa comienza a participar en forma activa de la tendencia mundial de energías alternativas y renovables con el ingreso al Programa Nacional de Biocombustibles, produciendo bioetanol de caña de azúcar. El plan de bioetanol comenzó con un corte del 5% y ahora está en 12%. La compañía produce y vende el bioetanol a través de Bio Ledesma, que se creó especialmente para comercializar este producto.

 

En tanto, Gatti comentó que hacia el 2008 Ledesma ya empezaba a visualizar el problema de la energía. “No hay empresa sostenible si no produce gas”, destacó.

 

La energía renovable que produce Ledesma nace de la caña, la misma materia prima que se emplea para producir azúcar, papel y bioetanol. Así es, como en el 2010 incorporaron una planta para el procesamiento de biomasa que suma dos nuevas fuentes de energía alternativa: la denominada “malhoja”, hojas y restos vegetales que quedan en el campo y se retiran diez días después de la cosecha, y chips de madera de plantaciones sostenibles como son los eucaliptus. Transformadas en biomasa, se las utiliza para la generación de energía, que en Ledesma sustituye a las fuentes no renovables, como el gas. En este marco, Gatti señaló que “tener energías verdes es un activo importante”.

 

Sacándole el jugo

 

Ledesma cuenta con 3.000 hectáreas de plantaciones cítricas. Mariano Reynoso, jefe de planta de empaque, comentó que “el fuerte de Ledesma es la naranja, y también tenemos  limones y en menor cantidad pomelos”. De allí, la empresa obtiene dos productos, no solo la fruta fresca envasada, sino también jugos concentrados y aceites esenciales que se elaboran a partir de frutas procesadas que no están en condiciones de ser envasadas.

 

“El 60% de la naranja es para fruta fresca y el 40%, para la planta de jugos concentrados y aceites. Respecto al limón, el 30% es para fruta fresca y el 70% para producto industrial, y con el pomelo, el 100% se destina para producto industrial. El principal jugo y aceite demandado es el de limón”, explicó Fernanda Trucco, asistente técnica de la planta de jugos.

 

En la actualidad, los principales clientes de jugos concentrados son Coca-Cola, Nestlé y Danone, entre otros.

 

Producción y protección

 

“Ledesma propone ser un sector productivo y protegido y así rompe la dicotomía de industria degradante y paisaje contaminado”, indicó Ignacio Duelo, jefe de prensa y comunicaciones de la compañía.

 

En este sentido, Gatti destacó la donación de tierras que componen el Parque Nacional Calilegua en Jujuy, que abarca más de 76.000 hectáreas de yungas.

 

Entre 2002 y 2003, hubo una planificación territorial para determinar dónde podía realizarse una transformación agrícola y qué tierras debían preservarse. Así, dos de cada tres hectáreas de las fincas de Ledesma en Jujuy son áreas de reserva privada destinadas a la protección de las yungas y de su biodiversidad.

 

“Ledesma, además de hacer lo correcto, hace lo conveniente. Mantener todo esto, genera el régimen de lluvias que se necesita para la caña. Es un ejemplo de cómo lo correcto y lo conveniente suelen coincidir. Se puede ver que hay una empresa que es rentable y al mismo tiempo, realiza buenas obras. Es un ecosistema donde conviven diferentes actores en un paisaje productivo protegido”, reflexionó Duelo.

 

Por su parte, Miguel Ullivarri, gerente de medioambiente, explicó que el Departamento de Medioambiente se formó en el 2006. En esa época nace el predio de gestión de residuos de 1,7 hectáreas que genera 7,5 toneladas de residuos comerciales por día. “Ningún residuo de Ledesma va al basural municipal, todo se gestiona en la empresa y se recicla. El 85% se vende y se generan $5.000.000 al año y eso permite pagar los gastos del departamento de medioambiente. El 15% de los residuos se destina en diferentes puntos a disposición final como residuos peligrosos”, detalla Ullivarri. De esta manera, el área de medioambiente no le genera un gasto a la empresa, sino que es sustentable.

 

De cara al futuro

 

En línea con las energías verdes, uno de los proyectos a los que apuesta Ledesma es la generación de biogás a partir de vinaza, un efluente del bioetanol. Respecto al negocio de cítricos, hay planes para la ampliación de la planta de jugos concentrados y aceite y en relación al negocio del papel, Ricardo Ramos, gerente de Negocio de Papel, expresó que actualmente están apostando al packaging de las resmas.