“La industria terminará el año con un crecimiento de 2%”

1 de septiembre, 2017

“La industria terminará el año con un crecimiento de 2%”

 

Entrevista a Martín Etchegoyen Secretario de Industria de la Nación Por Carlos Boyadjian

 

Los últimos datos de actividad industrial delinean un horizonte de clara mejora, impulsado por el agro y las industrias vinculadas, la construcción, el sector automotriz, algunas ramas de la metalmecánica, siderurgia y alimentos. Tras la fuerte caída de la actividad manufacturera el año pasado “este año vamos a terminar con un crecimiento de la industria cercano al 2%”, señala el secretario de Industria de la Nación, Martín Etchegoyen. Pese a ello, reconoce que “el empleo industrial todavía está en niveles bajos”. En diálogo con El Economista, el funcionario analizó los principales temas de la agenda industrial y apunta que la inversión está reaccionando. Considera que el déficit comercial “es consecuencia de la estructura productiva argentina” pero se está trabajando en eso, procurando, por ejemplo, mayor integración de partes nacionales en la producción automotriz. Estas son las principales definiciones que dejó Etchegoyen.

 

¿Cómo ve la evolución de la industria y qué puede esperarse a nivel de actividad y empleo de ahora a fin de año?

La perspectiva es que el nivel de actividad industrial va a seguir creciendo. Los datos preliminares de julio revelan eso, datos que están saliendo de algunas consultoras privadas indican crecimiento por encima del 5% y creemos que se va a consolidar en los próximos meses, traccionado por varios sectores. Según los datos del Indec de julio, de los trece sectores que considera, doce ya muestran subas y creemos que se van a mantener. Incluso el sector de alimentos, que pesa casi el 20% del indicador, está bastante influido negativamente por la molienda de oleaginosas pero creemos que va a recuperarse en lo que resta del año. Seguramente vamos a terminar este año con un dato de crecimiento de la industria cercano al 2%.

 

De todos modos, no se recuperaría la caída de 4,6% de 2016.

A priori no, pero hay que ver. Si el dato final es 2% seguramente no, pero si se mantienen los crecimientos por encima del 5% probablemente lleguemos a nivel de 2015. Ya es un dato muy importante porque salvo un pequeño verano en 2015, la industria prácticamente no mostraba movimiento desde 2014. Así que es muy positivo que se revierta la tendencia.

 

¿Por qué no se recupera de la misma forma el empleo industrial?

Es cierto, el nivel de empleo va a llevar un poco más de tiempo. El sector industrial, normalmente, primero ocupa capacidad instalada con la dotación que tiene o recupera horas extra, y el proceso de incorporación se va a ir dando un poco más adelante. El dato positivo es que se detuvo la caída, entendemos que a partir de ahora puede empezar una lenta recuperación.

El sector industrial, normalmente, primero ocupa capacidad instalada con la dotación que tiene o recupera horas extra, y el proceso de incorporación se va a ir dando un poco más adelante.

 

¿Le preocupa el incremento del déficit comercial en los últimos meses? 

El déficit es consecuencia de una estructura productiva que tenemos que modificar, es el punto esencial. Tradicionalmente, en Argentina cuando aumenta su nivel de actividad, las importaciones aumentan más que proporcionalmente pero esto tiene que ver con las cartacterísticas de la estructura productiva. El principal déficit que tiene el país, en ese sentido, tiene relación con el sector autopartista, por eso lo que buscamos es aumentar la integración de partes y piezas nacionales. Hay que modificar la estructura productiva, aumentando la sofisticación, mejorando el nivel de incorporación de tecnología y de capital en la producción.

 

En línea con esto ¿cómo está moviéndose la inversión?

Desde nuestra visión está respondiendo muy positivamente, además del nivel de actividad de la industria metalmecánica que está creciendo, un indicador importante es el aumento en las importaciones de bienes de capital y de sus partes y piezas, que está creciendo al 15% anual. En la medida en que ese proceso vaya profundizándose vamos a mejorar la competitividad del sector.

 

¿Cómo ve hoy la relación bilateral con Brasil?

Es muy importante para Argentina que Brasil profundice el proceso de recuperación que empezó. Esto por dos razones, por un lado, porque desde el punto de vista de las exportaciones es el principal mercado de manufacturas de origen industrial, y en segundo lugar, porque cuando Brasil tiene dificultades el mercado natural al que Brasil quiere acceder es el argentino. Entonces, te pega por los dos lados.

 

Hay que modificar la estructura productiva, aumentando la sofisticación, mejorando el nivel de incorporación de tecnología y de capital en la producción

 

¿Van a seguir buscando abrir nuevos mercados?

Sí, de hecho la negociación con la Unión Europea la estamos encarando con Brasil, por supuesto, y la apertura del mercado colombiano, que se hizo para varios productos pero particularmente para el sector automotriz, también fue coordinada y trabajada con Brasil. Tenemos que seguir intentando abrir nuevos mercados, en todos los segmentos y en el sector automotriz, particularmente.

 

¿Es adecuado el tipo de cambio actual para esta estrategia de apertura?

Hoy tenemos un tipo de cambio unificado pero además, a las exportaciones le hemos aportado dos factores, la eliminación de los derechos de exportación, que en el sector industrial eran de 5% hasta hace un año y ocho meses, y a principios de año incrementamos los reintegros, lo cual aumentó el tipo de cambio efectivo, en algunos casos, más de 8%. Hay que trabajar fuertemente en los otros elementos que hacen a la competitividad porque las mejoras de la competitividad cambiaria han demostrado en Argentina que duran un tiempo. Definitivamente, para hacer sostenible un proceso exportador tenés que tener un tipo de cambio flotante y condiciones de competitividad de base. Si seguimos teniendo costos logísticos altos, estructura impositiva que dificulta la integración, costos laborales no salariales altos, si no trabajamos en esos factores el tipo de cambio te resuelve las cuestiones pero dura un tiempito nada más. La sociedad argentina ha decidido no competir con salarios bajos, entonces si no vas a competir con salarios bajos tenés que profundizar todas las mejoras de competitividad. Si somos exitosos en ese proceso, una integración gradual al mundo definitivamente va a ser beneficiosa.

 

¿Cómo imagina el 2018 en materia industrial?  

Veo un 2018 continuando con el crecimiento, desde el punto de vista económico general, desde casi principios de año y desde la industria, desde mayo. En el caso particular de la industria, se va a maximizar si Brasil continúa o profundiza su recuperación. Soy optimista, veo un buen año 2018, definitivamente mejor que 2017.

 

¿Cuánto va a ser el crecimiento?

Si el país sostiene porcentajes de crecimiento del orden del 4% durante muchos años es mucho mejor que cuando la Argentina saltaba 8% pero a los dos años bajaba 3%. Nuestro desafío es ir creciendo en forma consistente durante muchos años, eso es lo que dijo el Presidente y creo que tiene toda la razón. Tenemos que evitar los saltos.