La deuda sostiene el crecimiento, dice E&R

Crecer en 2018 será posible, dice Economía & Regiones, en tanto y en cuanto el país se siga endeudando

18 de septiembre, 2017

Giacomini 2019

 

El optimismo del Gobierno, que prevé una economía creciendo en año par (no eleccionario) después de cinco años sin lograr un bienio de expansión continuada, lograría cumplirse si el endeudamiento externo sigue funcionando como motor del rebote económico. La expansión no sería tan acelerada como la que proyecta el Presupuesto 2018, pero sí lograría romper el serrucho. Eso sostiene Economía & Regiones (E&R).

 

Vía deuda

 

El último informe semanal E&R sostuvo: “En 2018 se rompería el ciclo político de PIB cayendo en año par gracias al mundo, que impactará positivamente, fundamentalmente a través del canal financiero, y mucho menos por medio del canal real”.

 

Las palabras de E&R, muy críticas, ya que el informe de la consultora dirigida en materia de análisis económico por Diego Giacomini considera que el crecimiento vía endeudamiento no permite pensar en “crecer en serio”, no caen tan lejos de lo que sostuvo el ministro de Finanzas, Luis Caputo, durante el fin de semana, en una entrevista con Clarín: “Es el financiamiento lo que está motorizando la economía. Gracias a haber recuperado la confianza y el crédito es que hoy estamos viendo la gran cantidad de obras de infraestructura en todo el país”.

 

Profundidad moderada

 

En definitiva, en E&R consideran que el PIB tendrá su segunda expansión consecutiva durante 2018, de la mano del acceso a dólares a del exterior. Aunque, algo lejos del 3,5% que prevé el Presupuesto 2018, ubican a esa expansión en el 2%.

 

Así, la consultora presentó los datos en modo crítico: “Lo más probable es que la variación del PIB sea positiva, pero muy moderada, ubicándose en torno al 2% anual. A modo de ejercicio e imaginando una segunda mitad de mandato de Mauricio Macri sin cambios de fondo, pero con disponibilidad de financiamiento, el PIB real sólo crecería 4,1% punta a punta durante su Presidencia, arrojando un ritmo de expansión de 1,02% promedio anual”.

 

Y, duro, agregó que se trata de endeudamiento para evitar una caída, no para crecer: “Si hay financiamiento el PIB de Argentina aumenta en términos reales en 2017 (2,3%), 2018 (2%) y 2019 (2%), mientras que el PIB per capita cerraría en 2019 prácticamente en el mismo nivel de 2015. Es decir, nos endeudamos para no crecer”.

 

Respecto al número de variación de la actividad para el año que viene, Ecolatina coincidió con E&R: se tratará de un camino positivo aunque algo más moderado que la expectativa que tiene el proyecto oficial. “Si bien nuestra estimación de crecimiento se encuentra más cercana al 2%, no hay mayores objeciones respecto de que la economía argentina seguirá en expansión el año entrante”, sostuvo en un informe reciente.

 

Vaso medio vacío

 

Lo que destacan desde E&R es que “mirando el vaso medio vacío, la deuda nos permite seguir sin hacer lo que tenemos que hacer y atacar los problemas de fondo, aquellos problemas que no nos dejan crecer en serio. Con financiamiento externo y endeudándonos seguiremos teniendo un Estado muy grande, un nivel de gasto público insustentable intertemporalmente y una presión fiscal que atenta contra la rentabilidad, la inversión, la ampliación de la capacidad de producción, la creación de puestos de trabajo y el crecimiento económico”.