Jóvenes, mujeres y emprendedoras

26 de septiembre, 2017

Jóvenes, mujeres y emprendedoras

 

Argentina registra una alta tasa de emprendedoras de entre 25 y 34 años, según el informe especial del Global Entrepreneurship Monitor (GEM).  Y si bien la mayoría apuesta por abrir un local comercial, el 5% se destaca frente al promedio regional por avanzar con iniciativas de tecnología e innovación.

 

Este año creció 1% el emprendimiento femenino en la región frente al masculino y Argentina está dentro del promedio regional, siendo México el más avanzado en emprendimiento femenino.

 

“A pesar de la caída en la Actividad Emprendedora en Etapas Iniciales  (TEA) de 2015 a 2016, el dato positivo es que en proporción ha subido la cantidad de mujeres argentinas que emprende respecto a los hombres”, destaca dijo Silvia Torres Carbonell, directora del IAE y responsable del capítulo local del estudio. el  55% de los emprendimientos estuvo liderado por hombres y 45% por mujeres.  En 2015 esta proporción era 57% a 43%.

 

El comercio minorista es el principal sector en el cual decide emprender la mujer argentina y de la región: concentra cerca de dos tercios de los emprendimientos. Carbonell destacó, sin embargo, que las mujeres argentinas tienen más probabilidades que los hombres de centrarse en la tecnología de la información y la comunicación. “Argentina se destaca por tener 5% de mujeres empresarias en TIC, un nivel más alto que el reportado por empresarios hombres”.

 

Mundo femenino

 

Cerca de 163 millones de mujeres en 74 economías han iniciado negocios en todo el mundo. La TEA entre las mujeres aumentó en un 10%, y la brecha de género (proporción de mujeres a hombres que participan en el emprendimiento) se redujo en el 5%.

 

“Esto no sólo demuestra la magnitud del impacto que las mujeres emprendedoras tienen en todo el mundo, sino que destaca la contribución que hacen para el crecimiento y el bienestar de sus sociedades”, dijo Donna Kelley, profesora del Babson College y coautora del informe informe de la mujer del Global Entrepreneurship Monitor (GEM) 2016/17.

 

El informe de las mujeres de GEM 2016/17 también añade una nueva consideración: las mujeres como inversionistas empresariales. Mientras las tasas de participación varían, la participación de las mujeres como inversionistas sugiere una sólida base de recursos a partir de la cual las propietarias de negocios pueden crecer.

 

Los datos de este último informe destacan varias tendencias y paradojas clave, dijo Herrington. “A medida que aumenta el desarrollo económico y el nivel educativo, la participación empresarial entre las mujeres disminuye y la brecha de género aumenta, pero la descontinuación del negocio también se desacelera”, dijo.

 

También cabe destacar para los responsables de la formulación de políticas que, en promedio, las mujeres exhiben una probabilidad de 20% o más de citar la necesidad como un motivo para iniciar un nuevo negocio en comparación con los hombres, especialmente en las economías menos desarrolladas. Un hallazgo positivo es que las mujeres empresarias tienen una probabilidad 5% mayor de innovación en comparación con los hombres.