Gobernadores exigen más fondos y Nación negocia

14 de septiembre, 2017

Gobernadores exigen más fondos y Nación negocia

 

Por Mariano Espina

 

El canal de diálogo interpartidario entre gobernadores para unificar reclamos contra la Casa Rosada estaba en marcha. De hecho, para hoy se preveía un encuentro en el que participarían, al menos, diez mandatarios. ¿El motivo? Que se cubra el déficit que trece provincias cargan por no contar con las cajas previsionales transferidas. Un problema con más de veinte años de historia. Pero no se llevará a cabo. El Gobierno evitó la reunión, que iba a realizarse en la casa de La Pampa. A cambio, el lunes funcionarios del Ministerio del Interior recibirán a ministros de Hacienda de las provincias para avanzar con este reclamo y otros temas.

 

Hace una semana y un día, veintidós gobernadores y vicegobernadores posaban juntos en la casa de San Juan para transmitir el rechazo a la demanda de María Eugenia Vidal y la provincia de Buenos Aires por el Fondo del Conurbano. Sin distinción partidaria, peronistas, radicales y zonas grises. El resultado del encuentro fue positivo y varios de los presentes acordaron continuar con la ola de reclamos y avanzar por la aceleración de la devolución de fondos previsionales.

 

Las trece provincias que comparten la particularidad de no contar con las cajas transferidas son: La Pampa, Entre Ríos, Buenos Aires, Santa Fe, Misiones, Chubut, Chaco, Formosa, Santa Cruz, Tierra del Fuego, Córdoba, Corrientes y Neuquén. Aun así, Vidal no estaba en la lista de invitados a cargo del pampeano Carlos Verna, que iba a oficiar de local. Verna es, justamente, de los gobernadores más enemistados con el Gobierno. “No nos cumplieron nada de lo acordado”, le dijo a este medio un legislador cercano al mandatario. Es el único gobernador, por caso, que no avaló el acuerdo entre provincias y la Nación por el proyecto de Responsabidad Fiscal que será presentado hoy en el Senado. Tampoco estaba predispuesto a suspender el encuentro, pero pesó más el consejo de los mandatarios más dialoguistas como el cordobés Juan Schiaretti o el entrerriano Gustavo Bordet.

 

El canal de diálogo interpartidario entre gobernadores para unificar reclamos contra la Casa Rosada estaba en marcha. De hecho, para hoy se preveía un encuentro en el que participarían, al menos, diez mandatarios. ¿El motivo? Que se cubra el déficit que trece provincias cargan por no contar con las cajas previsionales transferidas

 

En la Casa Rosada no gustó el reclamo, y menos la fecha. Entienden que la postura tomada por los gobernadores en época electoral está sobreactuada. “Como estamos en campaña ellos están buscando de alguna u otra manera instalar un escenario de confrontación que ellos creen que los favorece”, le dijo a El Economista una fuente oficial. El enojo surge, a su vez, porque afirman tener una buena relación con una porción importante de los gobernadores con los que trabajan “temas de fondos” y agregan: “Todas las provincias reciben  en recursos 60% más que en 2015, tanto las de coparticipación como las discrecionales”. Entre los temas de “fondo” que el Gobierno asegura dialogar con las provincias, se alistan la Responsabilidad Fiscal, la Reforma Tributaria y también proyecto de ley de Coparticipación.

 

El proyecto que Nicolás Dujovne, ministro de Hacienda, presentará hoy en la Cámara Alta tiene como eje garantizar “la solvencia fiscal de las cuentas públicas nacionales y provinciales”. Se destacan, entre los puntos principales de la iniciativa, la incorporación de pautas de fin de mandato para restringir el incremento del gasto durante los últimos meses de gestión. Se agregaría también el compromiso entre la Nación y las provincias para no aumentar la relación de cargos ocupados en el sector público existente al 31 de diciembre de 2017, respecto del crecimiento poblacional proyectado de cada jurisdicción.

 

Dujovne volverá al Congreso mañana, esta vez por el Presupuesto 2018, que tiene fecha de presentación pero no de debate. La relación con los gobernadores es clave para la discusión de la ley de leyes y el Gobierno busca evitar roces que perjudiquen el tratamiento del proyecto.