Festejo oficial por la economía, el debate por lo sustentable y el fondo que hizo volar a Despegar

22 de septiembre, 2017

Festejo oficial por la economía, el debate por lo sustentable y el fondo que hizo volar a Despegar

 

Por Leandro Gabin

 

Siguen apareciendo buenas noticias para el Gobierno en torno a la marcha de la economía que, innegablemente, está en plena recuperación. Ayer se conoció que en el segundo trimestre del año el PIB creció 2,7% interanual. La noticia viene a confirmar lo que estimaban en la Casa Rosada: se llegará a las elecciones con un clima económico impensado al inicio del año cuando los brotes verdes se contaban con los dedos de las manos.

 

A 4% interanual

 

El jefe de asesores del Ministerio de Hacienda, Guido Sandleris, disertó ayer en el Forum Empresarial realizado en el Palacio Duhau. Allí el economista surgido de la UTDT (de donde salieron la mayoría de los economistas que pululan en Cambiemos), destacaba la matriz  del crecimiento actual.  “La economía está creciendo a un ritmo del 4% interanual. Iniciamos un proceso de crecimiento sano y sostenible. Estamos por encima del nivel de actividad de diciembre de 2015”, sostuvo el funcionario. Además agregó que “la recuperación económica de Argentina está siendo liderada por la inversión y esto es clave para hacer sostenible el proceso de crecimiento”. Agregó: “En 2017 y 2018, por primera vez desde 2010/2011, el país crecerá dos años seguidos” y finalizó con la obviedad de que “necesitamos crecer durante mucho tiempo a tasas razonables”, el verdadero desafío que tiene el país para acercarse a algo parecido a un desarrollo sostenible.

 

Festejo oficial por la economía, el debate por lo sustentable y el fondo que hizo volar a Despegar

 

En esa idea de crecer durante muchos años con cierta sustentabilidad hay un debate en el mercado. De un lado, los que creen que lo que hace oficialismo –si bien es correcto– no alcanza y los que afirman que quizás –por primera vez– el país está en vías de lograr ese salto cualitativo. A este último bando pertenece un experimentado financista que compartió oficina con algunos de actuales funcionarios del Gobierno en el sector privado. “Lo único que te puedo decir es que la idea de crecer 3% y tener inflación de menos del 10% es tener un país normal. No lo era crecer con anabólicos al 5% o más y una inflación arriba del 20%”, empezaba una charla informal con este columnista.

 

El ejecutivo, que ahora maneja una boutique financiera y cuyos clientes son personas de alto poder adquisitivo de Argentina y América Latina, va más allá y relata que “este Gobierno tiene la gran oportunidad de hacerle entender a la gente los beneficios de ser un país normal”.

 

“Pensá que Macri tiene, si continúa así, un reelección más o menos cantada. Falta mucho, pero el peronismo no va a llegar al 2019 con un candidato que convenza y el Gobierno tendrá para mostrar una relativamente buena gestión”, se entusiasma. Por eso, este financista cree que hay más chances de que Argentina, en los próximos cinco o diez años, se acople definitivamente al pelotón de países con bajo crecimiento y baja inflación, “alejados del populismo” y con una economía más enfocada a los nuevos puestos de trabajo que a los más tradicionales (los cuales, vaticina, desaparecerán). Este último tema se está analizando a nivel mundial entre las grandes empresas industriales: como impactará el avance tecnológico en la pérdida de puestos de trabajo. Algo que suena futurista pero que automotrices como Mercedes-Benz, por ejemplo, ya debaten en sus reuniones anuales.

 

Despegó

 

El que salió a demostrar que el sector tecnológico sigue produciendo buenas historias fue Despegar.com, que salió a cotizar en Wall Street. Gran debut de la empresa que vale US$ 2.100 millones en Nueva York. Pero la historia detrás de este IPO es igualmente de interesante. El impulsor de la salida a Bolsa fue el máximo controlante de Despegar –el fondo Tiger– que tiene el 40% de la empresa. Manejado por Charles “Chase” Coleman III, Tiger fue el primer fondo que apostó por Facebook. Gracias a eso, no sólo ganaron una fortuna sino que se convirtieron en el mercado como un fondo que sabe anticipar buenas historias.

 

Según la última presentación ante la Securities and Exchange Commission (SEC), Tiger apuesta a empresas de varios sectores con foco en la tecnología. Según se estima en el mercado, tiene una cartera de US$ 20.000 millones. Entre las apuestas que hace se encuentran Alibaba, Amazon, Comcast, Facebook, Netflix, MercadoLibre y Microsoft, entre otras. Pero también sumaron recientemente pequeñas participaciones en el sector financiero como MasterCard y Visa. Según se rumorea en el mercado, Tiger estaría dando la vuelta y después de la caída del año pasado, este año estaría obteniendo un retorno del 15%. La búsqueda de que esta vez la apuesta por una e-commerce argentina resulte bien tiene otra historia detrás. Tiger fue el principal causante de la crisis de Avenida.com, fundada en diciembre de 2013 por Federico Malek y Alan Kraus como una plataforma argentina de comercio electrónico puro. La que iba a ser la “Amazon Argentina” estuvo al borde de bajar las persianas luego de que en 2016 despidiera a 250 empleados y se acercara a la quiebra. En el fracaso de Avenida.com estuvieron Tiger Global y Naspers, como los fondos más activos en la compañía. Según los nuevos dueños de la compañía de comercio online, la debacle de Avenida.com tuvo su inicio en un mal negocio de Tiger Global en India, donde perdió US$ 1.000 millones en inversiones similares. Después de esa mala apuesta, “Chase” avisó que no pondría un dólar más en la empresa argentina y empezó a gestarse su retirada. Con la salida de Global y Naspers, los dos mayores accionistas de Avenida. com, la empresa no tuvo otra alternativa que reestructurarse.