“El crecimiento es más sustentable, pero será modesto”

4 de septiembre, 2017

“El crecimiento es más sustentable, pero será modesto”

 

Entrevista a Pilar Tavella Economista de Argentina para Barclays

 

Para aproximarse a la visión que tienen en Wall Street sobre la marcha de las Macrinomics y los resultados que dejaron las PASO, El Economista dialogó con Pilar Tavella, economista de Argentina para Barclays.

 

La actividad económica está tomando calor y creciendo a una tasa interanual de 4%. Eso dice el último EMAE del Indec. ¿Cree que se trata de un rebote tras lo perdido en 2016 que puede llegar a perder fuerza o el comienzo de un proceso de crecimiento más largo?

Este año esperamos crecimiento de 3,1%, con un ritmo en el segundo trimestre parecido al del primero y un poco más fuerte en el tercero con el consumo creciendo más fuerte. Esperamos que la economía siga creciendo los próximos dos años aunque a un ritmo menor, de entre 2,5% y 3%. El dinamismo de la inversión y las exportaciones son buenas noticias porque sientan las bases para un crecimiento más sustentable que el de 2011-2015, que estaba liderado por el consumo, que se expandía a niveles insostenibles en los años electorales, y la economía luego ajustaba al año siguiente. Sería una gran noticia salir de los ciclos de expansión y recesión y tener una economía más estable. Pero el crecimiento de los próximos años seguramente sea modesto. El gradualismo en la consolidación fiscal implica que ciertos cambios estructurales necesarios para mejorar la competitividad y facilitar la transición hacia una economía más abierta como, por ejemplo, la reducción de la carga impositiva al trabajo, también serán graduales.

 

¿Qué lectura se hizo sobre las PASO? Los mercados festejaron, ¿pero hay espacio para semejante optimismo o el riesgo de un retorno del populismo en 2019 sigue firme?

Después de todo, Cristina ganó, por poco, en la provincia de Buenos Aires. Las PASO confirmaron que la oposición está muy fragmentada y con apoyos dispares. Es decir, el kirchnerismo es fuerte en Buenos Aires, pero no lo es en el resto del país donde el PJ tradicional es más fuerte, aunque perdió en provincias históricamente gobernadas por ellos. En este contexto, la candidatura de Cristina Kirchner no representa un riesgo muy significativo (o al menos no cambia demasiado el escenario que teníamos cuando Cambiemos ganó en balotaje y por un escaso margen), si se confirma el resultado de las PASO. A nivel nacional, el kirchnerismo tendría un techo bastante bajo y al mismo tiempo su relevancia política ayuda a mantener a la oposición fragmentada, lo cual es clave para Cambiemos. Por otro lado, sectores moderados de la oposición seguramente vayan ganando mayor protagonismo. Sería una muy buena señal ver a la llamada Liga de Gobernadores apoyando reformas en el Congreso.

 

La inflación bajó, y no poco, versus 2016, pero aún sigue algunos puntos arriba de las metas. Y, a priori, las de 2018 (8-12%) también parecen muy exigentes. ¿Cómo ven ese frente? ¿Creen que el BCRA puede pagar costos reputacionales o lo importante es que la inflación está bajando?

La velocidad a la que el BCRA se propuso bajar la inflación es, sin duda, ambiciosa. Aunque no cumplir las metas seguramente dificulte que el BCRA gane credibilidad rápidamente, era de esperarse cuando se lanzó el régimen y teniendo en cuenta la experiencia inflacionaria de Argentina. En este contexto, creo que tener metas ambiciosas y una política monetaria que mantiene cierto sesgo contractivo puede estar ayudando a anclar expectativas, aunque sea en niveles un poco por arriba de las metas. En mi opinión, si la inflación se acerca a 10% en 2019, con un tipo de cambio flotante, el BCRA habrá sido exitoso. El costo de una política monetaria contractiva (dados las metas ambiciosas) y una política fiscal menos estricta es que el tipo de cambio se mantiene caro, dificultando el dinamismo de la economía.